“No va a haber una sola botella para abastecer el mercado, no va a haber ni una sola lata de Coca Cola. Todo el país estará parado”

“No va a haber una sola botella para abastecer el mercado, no va a haber ni una sola lata de Coca Cola. Todo el país estará parado”, señaló el dirigente Raúl Álvarez.

Neuquén > En el marco del conflicto que están viviendo los trabajadores de Embotelladora Polar, ayer al mediodía llegó a la capital neuquina Raúl Álvarez, secretario General de Fataga (Federación Trabajadores de Aguas y Gaseosas).

Allí, y antes de compartir un almuerzo en los galpones de la empresa con los 143 empleados despedidos, la familia y dirigentes que llegaron de Buenos Aires y Bahía Blanca, Álvarez les anunció a los trabajadores que Fataga había decidido en la noche anterior que, si no hay solución, todas las plantas del país se paralizarán.
La fecha límite es el tiempo estipulado por el Ministerio de Trabajo de Nación a través de la conciliación obligatoria, que da tiempo a la empresa hasta las cero del miércoles para reactivar la planta y restituir a sus puestos a todos los trabajadores.

Advertencia
“Si no hay solución y no se empieza a producir antes del martes a las 24, el paro va a ser generalizado, todas las plantas del país de Coca Cola, aguas, sodas y cervezas van a dejar de producir”, dijo el secretario general.
“No va a haber una sola botella para abastecer el mercado, no va a haber ni una sola lata de Coca Cola. Todo el país estará parado, y ya tenemos el compromiso y acompañamiento de Hugo Moyano de parar todo a través de la distribución”, les comunicó a los trabajadores, quienes aplaudieron la noticia.

Aliento
En su discurso, Álvarez instó a los trabajadores a mantenerse unidos, “es una situación dolorosa porque uno no sabe dónde está el futuro. Está la plata que han depositado, pero uno no sabe cuanto va a durar, se que los días son largos y la familia pesa, pero lo importante es la unión. No nos van vencer”, les dijo.
“Hay un compromiso de no entregar ni una sola lata de Coca Cola. La actitud es rara, es la primera vez que pasa esto en una empresa como esta. La actitud de soberbia no la entendemos, están perdiendo plata”, afirmó.
Luego afirmó: “No sólo todos los trabajadores tienen que ser reintegrados, sino que también esta planta debe volver a funcionar”, dijo el secretario general de Fataga, que por la tarde volvió a Buenos Aires, pero aseguró que en caso de que este conflicto se profundice mandará más trabajadores de todo el país a Neuquén a acompañar la lucha de los 143 empleados despedidos.