“Plantear una guerra santa contra la CGT es muy gorila»

“Plantear una guerra santa contra la CGT es muy gorila”


Hugo Yasky. “La oposición tiene argumentos de espantaviejas.”
16-09-2010 /  El jueves 23 se realizarán las elecciones en la Central de Trabajadores Argentinos. Hugo Yasky, su titular, marca diferencias con Moyano pero cree en la unidad de acción. La oposición de Pablo Micheli.

Por Tali Goldman
Es la primera vez que la Central de Trabajadores Argentinos llega fraccionada a una elección. La central que nuclea a movimientos sociales, desocupados y sindicatos no alineados con la CGT enfrenta unos comicios muy importantes por medio de la elección directa, uno de los orgullos históricos de la organización. Hugo Yasky, el actual secretario general de la CTA, cuenta con el aval de su gremio CTERA, el de mayor peso dentro de la central, pero aparece distanciado de Víctor De Gennaro, uno de los fundadores de la organización. En el siguiente diálogo, Yasky define el rumbo que desea para la central.

–En la antesala de las elecciones, se dijo que se debaten dos modelos de CTA. ¿Qué pilares embandera su lista?
–Nosotros queremos reafirmar el rumbo que en estos cuatro años le posibilitó a la CTA convertirse en un actor presente en todos los debates de la clase trabajadora. Que nuestra central pueda expresar de manera unitaria al conjunto de las expresiones que nucleamos: los movimientos sociales, los sindicatos, actores individuales, es decir al conjunto heterogéneo y plural. Esta diversidad, a su vez, reproduce la realidad del campo popular en nuestro país.

–La “sindicalización” de la CTA es una cuestión criticada por la lista opositora. ¿Por qué?
–Son argumentos del tipo “espantaviejas”. Argumentos que estarían buenos si todos los que fueran a votar en la CTA vivieran en Barrio Norte. Por supuesto, Mirtha Legrand suscribiría alborozada. Nosotros tenemos una posición con la CGT que es muy clara. Defendemos otro modelo sindical, donde se vote directamente, donde haya democracia interna, donde los movimientos sociales tengan su propio espacio de participación y decisión. De ninguna manera imaginamos, ni siquiera en un futuro lejano, la posibilidad de refundirnos en una sola central. Pero eso no nos impide tener con ellos una unidad de acción. Esto significa deponer las diferencias que podamos tener al momento de avanzar juntos, para defender cuestiones vitales frente a actos de la patronal.