Caso Noble: jueza investigará a policías y pedirá nuevos ADNS

25-09-2010 /  Apunta a los federales que secuestraron prendas de Marcela y Felipe

Marcela y Felipe Noble Herrera, los hermanos adoptados por la dueña del multimedios Clarín

La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado ordenará investigar la actuación de policías federales que participaron del procedimiento donde se secuestraron prendas de los hermanos Marcela y Felipe Noble Herrera para un análisis de ADN que resultó fallido, en una resolución donde además dispondrá nuevos estudios en base a muestras ya existentes en el juzgado o una pequeña extracción compulsiva de sangre o cabello de ambos. Además, la Cámara Nacional de Casación Penal rechazó un recurso extraordinario de Herrera de Noble contra la permanencia de la jueza (ver aparte).
La decisión será tomada seguramente el próximo lunes, informaron fuentes cercanas al juzgado, y abarcará la apertura de una investigación penal al policía Carlos Garaventa, entre otros, quien participó de un operativo donde se secuestró vestimenta de los hijos adoptivos de la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble.
La magistrada trabaja en una extensa resolución que no se dará a conocer “antes del lunes” y donde “ordenará investigar a policías por su actuación poco diligente” y además dispondrá nuevas medidas para intentar realizar el análisis genético que determine si ambos hermanos son hijos biológicos de detenidos desaparecidos en la última dictadura militar.
Las fuentes agregaron que “hay dos posibilidades concretas: disponer extracción compulsiva de una pequeña muestra de sangre u ordenar primero cotejar lo que ya se tiene”, en referencia a muestras sanguíneas y de saliva que ambos aportaron voluntariamente a fines del 2009 en el Cuerpo Médico Forense cuando la causa estaba en manos del juez federal de San Isidro Conrado Bergesio, apartado por sus superiores de la Cámara Federal de San Martín a pedido de la fiscal del caso, Rita Molina.
Estas muestras estuvieron meses en la caja fuerte del juzgado de Bergesio hasta que Arroyo Salgado las secuestró y puso bajo su custodia y se duda de su validez para efectuar los análisis en el Banco Nacional de Datos Genéticos, como ordenó la Casación Penal.

PRENDAS CONTAMINADAS. En cuanto a Garaventa, fue separado ya de los procedimientos vinculados a causas por derechos humanos por decisión del ministro de Justicia, Julio Alak, tras una denuncia de Abuelas de Plaza de Mayo, por lo ocurrido en operativos similares a los del caso Noble donde las prendas estaban contaminadas.
Este policía participó del procedimiento del 28 de mayo, donde después de una audiencia judicial de varias horas con ambos jóvenes y de una negativa a someterse voluntariamente a los estudios, la magistrada ordenó interceptarlos de regreso a su casa para secuestrar prendas que habían tenido puestas durante ese período. Pero el móvil policial enviado no pudo interceptar al vehículo de los jóvenes, quienes llegaron a su domicilio y pese a que había un patrullero de custodia, ingresaron durante 20 minutos antes de franquear el acceso a los encargados del secuestro de su indumentaria.
Fuentes del juzgado señalaron que sospechan que en ese lapso cambiaron su vestimenta o la contaminaron, ya que se detectó la presencia de ADN de varias personas en cada prenda e incluso de distintos sexos, con lo cual fue imposible realizar los estudios. Garaventa ya es investigado en otro caso, el de Pedro Sandoval, un joven que se demostró es hijo de secuestrados en la dictadura pero que se rehusaba a realizarse los análisis. Según admitió Sandoval, supo con anterioridad de un allanamiento encabezado por Garaventa y fue a Campo de Mayo, donde está detenido el acusado de la apropiación para buscar elementos de uso personal con el perfil genético de su padre adoptivo y entregarlos en ese procedimiento.