Cristina: “Hoy todos dicen lo que tienen ganas”


Cristina inauguró obras en Tres de Febrero y entregó viviendas en Avellaneda.

La presidenta inauguró las nuevas instalaciones del centro de salud Ramón Carrillo de ese partido bonaerense, donde destacó la libertad de expresión en el país. «Nos estamos haciendo cargo de lo que tenemos que hacer, sin echarle la culpa a nadie», dijo.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy en Tres de Febrero al inaugurar obras en el Hospital Ramón Carrillo que «nos estamos haciendo cargo de lo que tenemos que hacer, sin echarle la culpa a nadie, haciendonos cargo nosotros».

«Todo esto es posible a partir del modelo político, social, económico y cultural puesto en marcha en 2003 y que se relaciona con la dignidad del trabajo, el gran organizador de la sociedad», dijo la presidenta.

«El trabajo decente y el salario digno permiten contribuir al círculo virtuoso de la economía» y el Estado «se está haciendo cargo de lo que debe», aseguró Cristina.

«Han resurgido las organizaciones sindicales. El país tiene el mejor haber mínimo de toda la región y los trabajadores casi están llegando al 50 y 50 del PBI. Y esto se pudo hacer porque hemos apostado al modelo productivo con inclusión social. Existe un alto grado de sindicalización, lo que se vincula con la participación de los trabajadores en el PBI», dijo la presidenta.

«Desde el Estado tenemos la posibilidad de llegar a aquellos sectores que no pueden acceder a un salario mínimo y al que accedemos a través de la asignación universal por hijo y por embarazo».

«Necesitamos profundizar las políticas de este modelo para poder llegar a todos. El verdadero triunfo de este proyecto es la vocación de participar, de organizarse, de ser coherentes. Hoy todos dicen lo que tienen ganas», explicó.

«Se están revirtiendo años de desencuentros, frustraciones y tragedias», dijo y convocó a los jóvenes porque son «el reaseguro para transformar las cosas».

«Los jóvenes son los que menos mañas tienen. Miles de ellos se están incorporando y se están organizando y, ese, es el verdadero triunfo de este proyecto, que no es sólo material sino participativo y solidario para trascender», dijo la presidenta.

La presidenta también elogió a «ese gran argentino y primer sanitarista» que fue Carrillo y sostuvo que «la salud es cubierta en un porcentaje muy importante por las obras sociales», lo que constituye «un espacio único en el mapa de América Latina para la gente que no tiene cobertura y es atendida ampliamente».

El acto se realizó en la sede del centro asistencial, ubicado en Hipólito Irigoyen 1051, de Ciudadela, con la presencia del gobernador Daniel Scioli, los ministros de Salud de la Nación, Juan Manzur y bonaerense, Alejandro Collia, y otras autoridades.

Además, en ese mismo marco pero a través de sendas videoconferencias, la jefa de Estado dejó inauguradas obras de refacción en el hospital rural de San Vicente, que lleva también el nombre de Carrillo (el ministro que inició la salud pública en el país), entregará viviendas en el Puente Bosch de Avellaneda y habilitará una maternidad del sindicato de los porteros.

En el Hospital Ramón Carrillo de Tres de Febrero Cristina encabezó la inauguración de dos salas de internación, con 80 plazas en total, y una de neonatología, con 18 camas, que permitirán mejorar la atención de los pacientes de la zona.

Los trabajos en este establecimiento asistencial demandaron una inversión de más 9,8 millones de pesos, y en ellos participaron cooperativistas del programa “Argentina Trabaja”.

Las obras consistieron en la refección total del hall principal y del pasillo de circulación; la refuncionalización de 18 nuevas habitaciones de internación, y del sector de la cocina industrial, y la modernización completa del equipamiento del hospital.

El edificio había sido inaugurado en octubre de 1949 por el entonces presidente Juan Domingo Perón, su esposa María Eva Duarte y el ministro de Salud Pública, Ramón Carrillo.

Tras ese contacto, la Presidenta se comunicará con Avellaneda, para inaugurar un complejo de 42 viviendas que permitirán relocalizar a vecinos de un asentamiento del Puente Bosch y así colaborar con los trabajos de saneamiento de la Cuenca Matanza – Riachuelo. En ese acto estará el intendente José Ferraresi.

Finalmente, la jefa de Estado se comunicará con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y con el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH), Víctor Santa María, que se encuentran en una nueva maternidad del gremio, ubicada en la Capital Federal, y pronunciará un discurso.