Piumato: «Al que le quepa el sayo que lo levante»


Julio Piumato.
El Secretario de Derechos Humanos de la CGT se refirió al discurso que brindó esta mañana la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sostuvo que coinciden con la mandataria en la necesidad de llevar racionalidad a algunos reclamos sociales.

«Me pareció perfecto, estamos de acuerdo y creo que no fue un mensaje a la CGT, al que le cabe el sayo que lo levante, a los que hemos sufrido cárcel y persecución nos pone orgullosos», sostuvo Julio Piumato, Secretario de Derechos Humanos de la CGT, en referencia al discurso que brindó esta manaña la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El líder de los judiciales afirmó además que las protestas de trabajadores «no han sido tantas» y que las que hubo no tuvieron un alto grado de conflictividad.

«Podemos decir que no han sido tantas las protestas, desde que tenemos paritarias», afirmó Piumato, quien de esa manera fue el primer integrante de la cúpula cegetista que se refiere al discurso de la mandataria.

Piumato señaló que si se tiene en cuenta «la cantidad de convenios colectivos que se firman en la Argentina, el nivel de conflictividad es bajísimo. Recordemos cuando imperaba el modelo neoliberal que es lo que está pasando en Europa, la conflictividad es superior».

En la misma línea, subrayó que «lo que la Presidenta habla y coincidimos, es la racionalidad que debe estar con la protesta en determinados reclamos. Igualmente soy hombre de la Capital, los últimos reclamos no han sido de trabajadores», añadió.

Piumato, aseguró sin embargo que «todos queremos y apostamos a la racionalidad» pero que a veces, «el accionar de los empresarios genera conflictos que nadie quiere».

Ante la consulta respecto a si el titular de la CGT, Hugo Moyano le pidió a Cristina Fernández ser un eventual compañero de fórmula, dijo que no, que «Moyano no ha pedido nada», pero reiteró que en todo caso, es un «derecho» que tienen los trabajadores el participar también de política para acceder a cargos electivos.

«Esto ya lo decía Perón: la actividad sindical no se resume a la lucha por los derechos y el salario», esgrimio.