Cristina sobre Malvinas: “¿Por qué no hacen un referéndum en Afganistán o Irak?”

 

La presidenta Cristina Fernández realizó una ponencia ante el Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas, donde defendió la situación soberana de nuestro país en relación a las islas Malvinas. «Desde 1983, sólo integramos misiones militares de paz en todo el mundo. A nosotros no nos van a encontrar ni en Afganistán, ni en Irak, ¿por qué no van a ahí a hacer un referéndum?», expresó en uno de los momentos más encendidos de su alocución.

«Vengo a hablar de la cuestión Malvinas», dijo la mandataria en el inicio de su discurso, para luego destacar que emitieron a lo largo de los años “once resoluciones» en favor de la posición argentina. «Un logro de la diplomacia», dijo la presidenta, además que subrayó que «son incontables las adhesiopnes de MERCOSUR, la UNASUR, países del África, de los países árabes» y sentenció: «Lo que se está usufructuando es la posición de privilegio que el Reino Unido tiene como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas».

 

 

En cuanto a la posición colonial de Gran Bretaña, sostuvo que se han «resuelto ochenta casos de ex colonias. Once de fideicomisos, y sólo resta resolver 16 cuestiones coloniales, diez de las cuales son dominio de territorios usurpados del Reino Unido», destacó.

«No vengo sola, vengo como presidenta de la República Argentina, acompañada por la mayoría de los partidos politicos con representación parlamentaria, algunos duros opositores que sin embargo conciben a la cuestión del colonialismo como algo que excede a la cuestión nacional, para constituirse en una afrenta al mundo que todos soñamos y por el que luchamos. Me acompañan también ex combatientes y madres de ex combatientes sepultados en Malvinas y cuyos restos no han sido identificados aún», agregó en referencia a la comitiva que viajó a Nueva York.

En su postura, Cristina también apeló a la situación geográfica de la Argentina en comparación con Gran Bretaña. “Cómo puede pretenderse a 14 mil kilómetros de distancia que ese territorio es parte del territorio británico. Yo vivo a poco más de 700 kilómetros de las islas Malvinas», señaló.

“Estoy acá porque dentro de unos meses van a hacer 180 años que fuimos usurpados», afirmó en otra parte de su discurso, y reforzó sus palabras con datos históricos. «El gran imperio naval del siglo XIX ya habían venido (a la Argentina) en 1806 cuando éramos colonia española. Si hubieran triunfado en este momento no estaríamos discutiendo aquí, seríamos como Canadá (cuya jefa de Estado es la reina Isabel II)». Pero «fueron vencidos por el pueblo de Buenos Aires, sublevado, que los echó en 1806, aunque volvieron en 1807 y fueron nuevamente derrotados».

«En 1833 también sufrieron luego de usurpar el territorio, el asedio de rebeldes que se habían escondido. Bajaron el pabellón inglés hasta que fueron apresados. Esto fue la verdad de la historia», subrayó.

«Decía recién el canciller de Chile una frase sobre reanudar las relaciones entre Argentina y el Reino Unido. Nunca mejor dicha esa frase porque hubo negociaciones entre los dos países y se realizaron durante la tercera presidencia de Juan Domingo Perón», anunció.

«El acuerdo que se habia ofrecido en ese momento tenía cinco puntos que versaban sobre las formas de co-dominio. Las banderas serían enarboladas juntas y los idiomas serían el inglés y el español. Todos los habitantes tendrían doble nacionalidad y pasaportes emitidos por los dos países. Las autoridades serían de elección conjunta de los dos países. Esto es de junio de 1974», explicó Cristina.

«Lamentablemente después fallece el presidente Perón, pero es bueno ver lo que pensaban los ingleses cuando asumió Estela Martínez de Perón. Ellos planteaban la necesidad de continuar las negociaciones de forma urgente ante una posible llegada de un golpe de Estado. Esta negociación fue abortada por el Gobierno militar», aclaró la mandataria.

«Nosotros queremos, por eso, la reanudación de esas negociaciones. Qué culpa tenemos los argentinos de los que nos pasó a partir de 1976. Cuando yo hoy veía en el 10 de Downing Street ondear las banderas británica y de las islas sentí verguenza, porque las guerras no se festejan, ni se conmemoran», expresó.

«Nosotros fuimos firmes opositores de la dictadura. Desde 1983, sólo integramos misiones militares de paz en todo el mundo. A nosotros no nos van a encontrar ni en Afganistán, ni en Irak, ¿por qué no van a ahí a hacer un referéndum?», expresó.

«Esta no es solamente una cuestión bilateral. Es una cuestión global, porque el mundo tiene muchos problemas porque los organismos multilaterales como la ONU tienen diferentes estárdares: si uno es miembro permanente puede respetar o no una resolución, si uno no es miembro y viola una resolución o viola los derechos humanos, no. El hecho de que el Reino Unido no respete las resoluciones de la ONU afecta al orden global, a las posibiliaddes de tener un mundo más justo, más igualitario», agregó.

«Malvinas es una causa regional porque estamos defendiendo los recursos naturales de América del sur, pero también es global porque estamos defendiendo el rol de un organismo multilateral. Cómo se les puede exigir a algunos países el respeto a las resoluciones y a otros las violaciones sistemáticas. Y lo que no logre la política, lo va a lograr la economía, porque está en ciernes un mundo diefrente para los que siguen aferrándose a las viejas concepciones», dijo.

«Argentina está abierta a la negociación, como lo demostró en 1974. Venimos aquí sin ningún tipo de rencor, ni ofensa, y con la seguridad de que somos un país honesto, que va a seguir respetando las resoluciones de la ONU y reclamando las negociaciones. Estamos pidiendo dialogar, no estamos pidiendo que nos den la razón. ¿Puede alguien en el mundo contemporáneo negarse a dialogar y luego convertirse en adalid del mundo civilizado y los derechos humanos?, se preguntó la mandataria.

«Para finalizar quiero agradecer el apoyo de inmumerables países del Mercosur, de América latina y de todos los que están de acuerdo en dejar atrás el colonialismo», concluyó.

Se trata de la primera vez que un jefe de Estado toma la palabra ante este foro de la ONU que analiza los casos de colonialismo que todavía se mantienen en varios lugares del mundo.

Más temprano, la Presidenta se reunió en Nueva York con el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para dar un nuevo impulso a la causa por la soberanía de las Islas Malvinas y le solicitó que le imprima “un impulso personal” a la causa.

Entre los países donde fue manifestado ese respaldo, el texto de la solicitada menciona a Alemania, Angola, Arabia Saudita, Argelia, Armenia, Australia, Austria, Bahrein, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Camboya, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Dinamarca, ecuador, Egipto, El Salvador y Emiratos Árabes.

Además, figuran España, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Hungría, India, Indonesia, Irlanda, Israel, Italia, Jamaica y Japón. La lista de agradecimientos abarca también a Jordania, Kenia, Kuwait, Líbano, Marruecos, México, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Palestina, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, República Checa, Corea, República Dominicana, Rumania, Rusia, Santa Sede, Serbia, Siria, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Trinidad y Tobago, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela y Vietnam.