El PRO es el único partido que no acompaña a Cristina en la ONU

El partido liderado por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, fue la única fuerza representativa que decidió no acompañar físicamente el reclamo que la presidenta Cristina Fernández va a realizar ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas por la ocupación británica en las Islas Malvinas.

Junto a la presidenta viajaron hacia Nueva York el peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá, los radicales Julio Martínez y Juan Carlos Marino, el porteño Samuel Cabanchik, el peronista Felipe Solá y el socialista Rubén Giustiniani, entre otros.

También viajaron los gobernadores de Entre Ríos, Sergio Urribarri; de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos y de Corrientes, Arturo Colombi. El grupo oficialista lo integraron Daniel Filmus, Agustín Rossi, Miguel Pichetto, Julián Domínguez, y Guillermo Carmona y, por Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella.

Julio Martínez, Juan Carlos Marino, Adolfo Rodríguez Saá, Samuel Cabanchik, Felipe Solá y Rubén Giustiniani.
Julio Martínez, Juan Carlos Marino, Adolfo Rodríguez Saá, Samuel Cabanchik, Felipe Solá y Rubén Giustiniani.

Por su parte, los dirigentes del Pro enviaron una carta al Comité de Descolonización de la ONU para confirmar la «adhesión» al reclamo por las Islas Malvinas, pero aclararon que las diferencias con el oficialismo impiden su presencia.

Además, Federico Pinedo informó en una nota enviada a Cristina que «el PRO acompaña y adherirá por escrito a la posición diplomática argentina», pero que «lamenta no poder concurrir» pues, «para que exista un acuerdo es necesario que ambas partes se respeten y las decisiones de su gobierno en relación al pueblo de la Ciudad que represento en el Congreso van, en mi opinión, en sentido contrario al respeto debido».

El jefe de la bancada del Frente para la Victoria en Diputados, Agustín Rossi, manifestó a Radio América: «Malvinas es una política de estado. Lamentamos la decisión del PRO en no acompañar», aunque señaló: «El arco político opositor esta representado».

A su vez, el senador Cabanchik lamentó la decisión del Pro debido a que su presencia «enriquecería el conjunto, ya que es el partido que gobierna la ciudad».