En su primera misa, el Papa pidió a la comunidad «caminar, construir y confesar”

El Papa Francisco pidió «caminar, edificar, construir, confesar» en la primera misa de su Pontificado que celebra en la Capilla Sixtina, acompañado por los 114 cardenales que ayer lo eligieron como el sucesor de Pedro, así como los otros purpurados que no participaron del cónclave por tener más de 80 años.

«Caminar, edificar, construir, confesar. Pero la cosa no es así de fácil porque, ni caminar ni construir ni confesar hay obstáculos, movimiento en el camino. Son cosas que nos tiran para atrás», pronunció el Sumo Pontífice.

Jorge Bergoglio sostuvo, además, que «podemos construir muchas cosas pero sin Jesús no funciona». «Hay que construir confiando en Cristo, sino todo se cae. El que no reza para el Señor reza para el Diablo».

Asimismo, el flamante Papa dijo que «cuando caminamos sin la cruz somos mundanos, no somos discípulos del Señor» y agregó: «Después de todos estos días de gracia, tenemos el coraje de caminar en presencia del Señor, con la cruz del Señor y edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor que cayó sobre la cruz y de confesar la única gloria de este crucifijo y así la Iglesia avanza».

El idioma de la misa es el latín y las lecturas se harán en italiano, lo mismo que, previsiblemente, la homilía del nuevo pontífice, informó la Santa Sede.

El culto se desarrolla bajo el impresionante fresco de Miguel Ángel Buonarroti, «El juicio final», el mismo lugar que presidió las deliberaciones para elegir al sucesor de Benedicto XVI.

En tanto, esta mañana realizó un rezo privado en la Basílica de Roma, diócesis de la que es titular como nuevo papa, ante el altar de la Virgen. En este breve acto privado, Francisco estuvo acompañado por el prefecto de la Casa Pontificia, George Gaenswein, y por el viceprefecto de la Casa Pontificia, Leonardo Sapienza.

El pontífice entró en la céntrica Basílica romana, muy vinculada con España, por una entrada lateral y llegó al templo a bordo de uno de los dos coches oficiales que componían el cortejo papal, precedido por una escolta de motoristas del cuerpo de Policía italiano.

En el exterior, un grupo de fieles curiosos se mezclaba con fotógrafos y periodistas que aguardaban la llegada del papa, algo que se produjo finalmente instantes después de las 8 hora local (4 de Argentina).

En su agenda, Francisco tiene prevista además la misa de inicio de Pontificado el próximo 19 de marzo, festividad de San José, patrón de la Iglesia, y ya este domingo dirigirá el primer Angelus de su Papado.

El viernes 15 de marzo, a las 11 locales saludará a todos los cardenales, tanto los electores como los octogenarios, en la monumental Sala Clementina del Palacio Apostólico.

Y un día más tarde, el sábado, a la misma hora, saludará a la prensa que ha seguido el cónclave, más de seis mil personas entre periodistas, cámara de televisión y fotógrafos.