Timerman participa de la reunión de la OEA en Washington

El canciller argentino Héctor Timerman asiste a la reunión de ministros de relaciones exteriores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la que intentarán concluir el debate que lleva más de dos años sobre la reforma al funcionamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).  La cumbre, que se realiza en Washington, comenzará al mediodía.

Fue el propio presidente de la CIDH, José de Jesús Orozco, quien reconoció que uno de los objetivos del encuentro será el de poner fin al debate de la reforma del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH).

Orozco afirmó que “la Comisión Interamericana considera que ha cumplido puntualmente con el compromiso adquirido de realizar un proceso de consulta y de reflexión para el fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.

En ese sentido, consideró el jueves en una conferencia de prensa que el proceso de consulta fue “participativo, incluyente, transparente y con buenos resultados”.

Una vez concluida esta etapa -añadió Orozco- aspiran a que ese «proceso de reflexión para la reforma al SIDH se considere concluido con el objeto de que la CIDH pueda destinar los escasos recursos con los que cuenta al cien por ciento, para atender su función sustancial y razón de ser que es la promoción de los derechos humanos en la región y la protección a las víctimas”.

Para ello, llegarán este viernes a la capital estadounidense cancilleres de los países del continente, como Timerman, a fin de participar de una Asamblea General extraordinaria en la OEA para debatir sobre el proceso de reflexión respecto al funcionamiento de la Comisión para el fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

La CIDH “adoptó esta semana un nuevo Reglamento y cambios a sus prácticas y políticas” en el que “consideramos haber atendido las 53 recomendaciones que los Estados miembros de la OEA realizaron” así como los “comentarios y observaciones de víctimas, representantes de la sociedad civil, la academia y otros usuarios” del Sistema Interamericano, comentó Orozco.

A su vez, mencionó que “uno de los principales desafíos que enfrenta el SIDH es (el de resolver) su financiamiento” y convocó a los Estados a “que garanticen recursos regulares consistentes con la magnitud del mandato de la Comisión”.

En ese sentido, la relatora para la Libertad de Expresión, Catalina Botero, dijo que “lo ideal sería que hubiera un fondo permanente, pleno, vigoroso que le permitiera a la CIDH cumplir con todas sus responsabilidades de manera completa”.

Por su parte, el secretario ejecutivo del organismo de derechos humanos, Emilio Álvarez Icasa, resaltó que actualmente “hay un entorno mucho más positivo para la construcción de acuerdos” y señaló que “el gran resultado de este proceso es la convicción de las víctimas, de la sociedad civil y de estados, que la CIDH es un patrimonio del pueblo de las Américas”.

Por último, Orozco se refirió a las ocho relatorías que posee el órgano principal y autónomo de la OEA, con las cuales “aspiraríamos que con los recursos financieros que puedan dotar los Estados miembro, pudiéramos financiar en forma adecuada y suficiente los trabajos de todas y cada una” de ellas.

“El problema sería si se impidiera que por un lado no se dote de los recursos financieros por parte de la Asamblea General a la CIDH y por otro lado se le impida obtener recursos para proyectos específicos”, analizó y luego advirtió: “Si esto se llegara a aplicar, sería el estrangulamiento del funcionamiento de la CIDH”.