Cómo se diseñó, en 1975, el genocidio que ejecutó la dictadura cívico-militar

Es la madre de todas las batallas. Si la dictadura cívico-militar desarrolló un plan sistemático de exterminio, fronteras adentro y con alcance internacional, esa política represiva fue llevada a cabo en base a órdenes e instrucciones que hasta el momento se conocían sólo parcialmente. La investigación sobre el amenazante «oponente subversivo» para «aniquilarlo» en 1975, y sobre todo el conjunto de directrices que dieron forma al golpe de Estado de 1976 y su práctica de secuestros y asesinatos, estuvo a cargo del Batallón de Inteligencia 601, en manos del ex coronel hoy detenido Carlos Alberto Martínez.

Los documentos fueron dos, principalmente: la Directiva del comandante general del Ejército Nº 404/75 –conocida como «la Peugeot», por el auto de la época–, y el Plan del Ejército contribuyente al Plan de Seguridad Nacional. Fueron hallados y recuperados por el Archivo Nacional de la Memoria en forma completa, y están a punto de publicarse en una edición que Tiempo Argentino adelanta en forma exclusiva y con la autorización del organismo.

La 404 –cuerpo principal, 10 anexos y 13 apéndices complementarios– diagramó las operaciones militares necesarias para «neutralizar y/o aniquilar» a las organizaciones armadas en Tucumán a finales de 1975, poniendo énfasis en la guerrilla rural. Se basó en los decretos 2770, 2771 y 2772 para el funcionamiento de los Consejos de Defensa y Seguridad Interna; abrió la puerta para que la Armada (con el Placintara 75) y la Fuerza Aérea (mediante el Plan de Capacidades Marco Interno 1975) ideara sus propias metodologías; dividió el territorio nacional en cinco zonas de distinta «peligrosidad» (con prioridad en Buenos Aires-La Plata, Córdoba, Santa Fe-Rosario, y el eje Tucumán-Salta-Jujuy); y estableció un objetivo en tres etapas: «disminuir significativamente el accionar subversivo para fines del año 1975», «transformar la subversión en un problema de naturaleza policial para fines de 1976», y «aniquilar los elementos residuales de las organizaciones subversivas a partir de 1977».