El rol de los magistrados en causas emblemáticas

 Carlos olivera pastor

Fue el magistrado subrogante del Juzgado Federal Nº2 de Jujuy cuando allí tramitó la causa en la que se investiga la complicidad de Carlos Blaquier con el terrorismo de Estado. Encabezó una de las peores investigaciones que se recuerda en materia de Derechos Humanos y la cámara se vio obligada a removerlo de la magistratura. Dado que bajo el régimen legal actual los jueces subrogantes que dejan su cargo –sean secretarios o jubilados– dejan de estar sometidos al juicio político, sus desmanejos no fueron sancionados. Síntesis de lo que es la familia judicial, apenas dejó su cargo, su hija Carla fue nombrada relatora del juez René Vicente Casas Gamboni, presidente del Tribunal Oral en lo Federal Criminal de Jujuy.

 

Renato rabbi baldi cabanillas

Es integrante de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta y tiene una gran influencia en esa jurisdicción. Es señalado como el hombre que protegió a Olivera Pastor mientras fue el juez que investigó la complicidad de Carlos Blaquier con la última dictadura. Recientemente se apartó de resolver el procesamiento del empresario azucarero por integrar junto a él la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. En su carrera fue secretario relator de la Corte Suprema. Fuentes judiciales afirman que Denise Blajean Bent, actual secretaria de DD HH del Tribunal Oral de Salta, es su pareja. Las denuncias en su contra aún están abiertas en el consejo pero con un trámite llamativamente lento.

 

Néstor luis montezanti

Al presidente de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca sus colegas lo definen como un fascista confeso. Figura en el listado del Personal Civil de Inteligencia del Batallón 601 durante la última dictadura militar, que difundió la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, y estuvo acusado de vincularse a una patota que asesinó a un estudiante comunista en la Universidad Nacional del Sur. También fue denunciado por el gremio de empleados judiciales por maltrato. Como se cumplieron tres años sin que hubiese un dictamen acusatorio contra el magistrado, las denuncias por maltrato se archivaron. «Fue una situación rarísima», afirman. Y sentencian: «Además paró todos los juicios de lesa humanidad de la cámara de Bahía Blanca.»

 

Carlos villafuerte ruzo

 

El juez federal de San Nicolás está acusado de demorar el avance de los juicios de lesa humanidad y de haber extraviado un expediente por el secuestro de María Rosa Baronio y Eduardo Luis Reale.  El fiscal de su jurisdicción, Patricio Murray, inició una recusación para apartarlo de las causas en cuestión. No es la primera vez que se pone en duda el accionar de Villafuerte Ruzo: evitó por poco un juicio político por su rol durante la Masacre de Ramallo, un recordado operativo que en septiembre de 1999 terminó con la vida de dos rehenes y dos delincuentes. El controvertido juez también estuvo a cargo de las pesquisas por la muerte de Carlos Menem Junior. Fue un magistrado de fuertes vínculos con el poder político de la década del noventa.