Gils Carbó: «La reforma sirve para sanear la Justicia»

La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, se mostró a favor de la reforma judicial que impulsa el Ejecutivo al considerar que es necesario «quebrar el elemento corporativo judicial».

En una entrevista a Página 12, la jefa de los fiscales consideró que la reforma «tiene el acierto de tocar puntos que hacen quebrar un funcionamiento corporativo disfuncional, por ejemplo a través del ingreso democrático».

«¿Quién puede criticar que se ingrese a la Justicia de manera igualitaria? Por efecto de las designaciones por padrinazgo y parentesco hoy tenemos la misma clase de jueces, con intereses elitistas alejados de los intereses de la sociedad, que hace unos cincuenta años, con el modelo aristocrático», argumentó.

Asimismo, opinó que quienes comparan la reforma judicial con un golpe de Estado tienen una visión «descabellada» de la iniciativa.

Gils Carbó aseguró que una mayor representación de académicos y científicos en el Consejo de la Magistratura puede ayudar a que se termine «la corporación judicial». «En el Consejo hoy están los funcionarios políticos que tienen su interna; los abogados y los judiciales son los que traban cualquier tipo de acto importante. Los académicos tienen la mentalidad de un ciudadano», agregó.

La procuradora general de la Nación remarcó que «la gente necesita que la Justicia sea un servicio a la comunidad, no un sector privilegiado que defienda intereses privilegiados». «El Cipce (Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica) hizo un estudio de grandes fraudes bancarios y cómo terminan por prescripción. Deberíamos estar horrorizados por esto, porque demuestra que donde hay grandes intereses en juego, hay vínculos aceitados para manejar la Justicia», ejemplificó.

Consultada sobre el paro que anunció la Unión de Empleados de la Justicia para esta semana, Gils Carbó dijo que no ve cuál puede ser el agravio del gremio frente a la reforma. «(Julio) Piumato está llamando a un paro por una reforma que favorece neutralizar las prácticas de la familia judicial, donde solo se entraba por padrinazgo y que él mismo cuestionaba. Si ahora está en contra deberíamos cuestionarnos la representatividad del gremio», disparó.