reforma judicial Trabajadores judiciales salieron al cruce del paro y expresaron un contundente apoyo a la reforma

Trabajadores judiciales federales, nacionales, provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires expresaron hoy su contundente apoyo al proyecto de ley de reforma del Poder Judicial, y ratificaron su rechazo al paro convocado por el tituar de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, Julio Piumato.

Además, los judiciales dejaron en claro que no se sienten «representados» por Piumato, quien convocó a un paro para el miércoles, jueves y viernes.

En ese marco, dejaron en claro que los empleados reivindican la reforma judicial como el camino para alcanzar «una Justicia Democrática, cercana al pueblo».

«Acompañamos y reivindicamos los proyectos de ley para la reforma judicial», dijeron los trabajadores judiciales de distintas seccionales, regionales y comisiones internas de organismos dependientes del Poder Judicial.

Los trabajadores señalaron también que no podrían «oponerse» a lo que «el pueblo pide desde hace muchos años, que es una mejor Justicia, para todos, verdaderamente independiente, que preste un servicio al pobre igual que al rico, que sea rápida y equitativa».

Recordaron al mismo tiempo que «desde que comenzó el debate sobre la reforma judicial, a fines del año pasado, la ciudadanía, jueces, fiscales, defensores y funcionarios judiciales» vienen «insistiendo en la necesidad de estas reformas».

En este sentido, dejaron claro que «las medidas gremiales de acción directa y la huelga son las herramientas de los trabajadores organizados para defender sus derechos», pero que «en este caso no existe ninguna violación a ningún derecho de ningún trabajador judicial, porque muy por el contrario, nos beneficia».

«Porque el Pueblo lo pide y lo pidió siempre, porque los judiciales somos parte de este Pueblo Argentino, no vamos a parar en contra de los intereses de los populares, que sería parar en contra de nuestros propios intereses», consignó el comunicado.

Entre otros aspectos, estos sectores destacan que la reforma judicial «mejorará la vida de todos los argentinos, con nuevos procedimientos para acelerar las causas y hacer más ágil y rápido el servicio de Justicia, a través de la creación de nuevas Cámaras de Casación, además de hacer público el patrimonio de los jueces y funcionarios judiciales, y dar a conocer las causas en tramites».

El texto lleva la firma de la seccional número dos de la UEJN (Ciudad de Buenos Aires), seccional 5 (Tucumán), regional 8 (Santa Fe),regional 11 (Tucumán, Catamarca y Santiago del Estero), regional 3 (Bahía Blanca); y regional 12 (Corrientes y Resistencia).

También suscriben el comunicado las Comisiones Internas de la  Defensoría General de la Nación y de la Procuración General de la Nación, el Frente Judiciales Nacional y Popular, el sindicato de trabajadores de Santa Fe, la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial de Córdoba, la Asociación de Judiciales Bonaerenses, y el Movimiento Judicial Bonaerense Segunda Independencia.

Entre otros avances que estas agrupaciones destacan del proyecto de ley que impulsa el Poder Ejecutivo y que se trata por estos días en el Congreso de la Nación, se menciona también la de «transparentar y dar a conocer las causas en trámites» y «el ingreso más democrático e igualitario al Poder Judicial por exámen y sorteo público».

Además, señalan la importancia de que la elección de los  representantes en el Consejo de la Magistratura, que es el órgano encargado de seleccionar a los jueces, sea «a través del voto popular».

El pasado viernes Piumato convocó a un paro de 72 horas desde el miércoles a las 11 para mostrarse en desacuerdo con el debate de las reformas judiciales impulsadas por Cristina Fernández de Kirchner que se están debatiendo en el Congreso.

En los pasillos de Tribunales están seguros que “ahora Piumato para la Justicia por 72 horas, porque una vez que estén aprobados los proyectos, la negociación salarial va a quedar en manos del Consejo de la Magistratura, tal como indica la Constitución».