Macri ayuda a los inundados con plata de los pobres

El jefe de Gobierno firmó un decreto de necesidad y urgencia luego de regresar de sus vacaciones en Brasil. Para ello, Macri tomó las dos terceras partes de los fondos requeridos de las partidas para familias pobres e indigentes: fueron 40 millones de pesos. El resto lo sacó del Ministerio de Hacienda y de Espacio Público (10 millones de cada lugar).

La Ciudad tiene una partida específica para los casos de inundaciones. Pero luego de los cuestionamientos de la oposición tras el temporal del 2 de abril, el macrismo tuvo que aumentar los montos de las indemnizaciones. Esto requería partidas extraordinarias.

Pero los recortes a Ciudadanía Porteña no terminaron allí. El legislador Aníbal Ibarra pudo averiguar que la gestión PRO le quitó ahora otros 70 millones de pesos al programa social, según el requerimiento 2255 publicado en el Boletín Oficial.

 

“Cuando le mete mano a Ciudadanía Porteña, Macri está expresando un pensamiento político”, consideró Ibarra, del Frente Progresista y Popular.

 

El programa de Ciudadanía Porteña tiene como objetivo “disminuir los niveles de desigualdad” en la Ciudad. “Se utiliza únicamente para la adquisición de alimentos, productos de limpieza e higiene personal”, informa la web del Gobierno porteño.

 

Para engrosar el fondo de los inundados, Macri también eligió recortar otros 20 millones al programa de Rehabilitación de Conjuntos Urbanos del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), que está destinado a las villas. No es la única partida que le quitaron al IVC.

 

 

De los créditos para viviendas extrajeron otros 22 millones que –en ese caso– se destinaron a la Dirección de Infraestructura y Mantenimiento Edilicio del Ministerio de Cultura. Otro millón fue directo a la Secretaría de Gestión Comunal. El programa de créditos del IVC está destinado a “familias de escasos recursos en situación de crisis habitacional, con capacidad de organizarse y aportar colectivamente a un proyecto autogestionario de vivienda”.

 

Por otra parte, el gobierno de Macri sustrajo 40 millones del programa de Hotelados, dirigido a reubicar a las personas que estaban en hoteles subsidiados por el Gobierno porteño. De ese dinero, 27,5 millones de pesos fueron a una partida para desarrollar la red pluvial, mientras que otros 12,5 millones fueron enviados a las partidas de infraestructura del Ministerio de Cultura.

 

 

Los recortes tienen algo en común. Por lo general, se produjeron para poder añadir recursos a pedido de los bloques opositores, como parte de la negociación con la bancada macrista. Tras conseguir los votos para aprobar el presupuesto, en mayo recortaron esas partidas destinadas a los sectores más vulnerables.

 

 

“En lugar de sacar recursos de transferencias a consultoras, a las empresas de basura, de otros contratos de servicios caros o a publicidad y propaganda, les saca los recursos a los que menos tienen”, remarcó Ibarra. “No nos sorprende –indicó el ex jefe de Gobierno–, pero rechazamos firmemente este criterio en la utilización de los recursos.”