Tragedia aérea: el avión «estaba en regla»


El lugar donde cayó el avión.

«Anoche, tras conocerse la emergencia, se puso en marcha una operación de búsqueda y rescate en la zona, que por entonces presentaba condiciones meteorológicas muy malas», declaró esta mañana un vocero de la ANAC, en declaraciones formuladas a Télam.

En ese marco, agregó que «una vez ubicado el avión siniestrado, se dio intervención a la Junta Nacional de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil, cuyos especialistas ya están realizando los peritajes correspondientes y encabezando la investigación» para determinar las causas de la tragedia aérea.

El vocero indicó, además, que «ya se dio intervención a la Justicia». El vuelo 5428 de la aerolínea Sol -que había partido de la ciudad de Neuquén y se dirigía rumbo a Comodoro Rivadavia- se estrelló anoche en un campo en Prahuaniyeu, al sur de Bariloche. En la aeronave viajaban 19 pasajeros, dos pilotos y una azafata.

El avión estaba en regla

El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, confirmó que el avión siniestrado y su tripulación «estaban en regla», en referencia a la tragedia aérea que ocurrió en Río Negro y que dejó 22 personas muertas.

Además, sostuvo que el accidente «es muy raro» y pidió más tiempo para que las investigaciones avancen sobre los motivos que provocaron el accidente.

El funcionario aseguró que el piloto Juan Raffo tenía «más de 4.500 horas de vuelo probadas, desde 2007 en Argentina». «Estamos consternados porque no es frecuente este tipo» de siniestros en los aviones Saab, manifestó.

En otro orden, confirmó que «los cuerpos de las víctimas van a ir a la ciudad de Neuquén, donde se armó la estructura forense».

La tragedia

Las 22 personas que viajaban en un avión de la empresa SOL murieron anoche al caer la aeronave en la provincia de Río Negro, mientras cumplía una escala entre Neuquén y la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia.

El accidente se produjo cerca de las 21 pero recién cerca de tres horas después un grupo de rescatistas pudo llegar al lugar, en el paraje Prahuaniyeu, ubicado en el departamento de 9 de Julio.

“No hay sobrevivientes. Lo único que vimos fueron restos del avión carbonizado, todo quemado”, informó el Director del Hospital de Los Menucos, una localidad que se encuentra a 35 kilómetros al norte de Prahuaniyeu .

Por su parte, Horacio Darré, jefe de Planeamiento de la empresa SOL, dijo que «lamentablemente, no se encontraron sobrevivientes», y agregó que «la posibilidad de encontrarlos es mínima».

Según fuentes de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), el piloto solicitó en su último contacto, a las 20.50, autorización para descender debido a un «engelamiento» de la nave, fenómeno que indica un congelamiento de las gotas de agua que impactan sobre la estructura de un avión.

Al respecto, fuentes aeronáuticas indicaron que anoche «era difícil acceder al lugar debido a que había un alerta meteorológico por lluvias y escasa visibilidad, además de temperaturas bajo cero».

El avión, un Saab 340 biturbo, que cumplía el vuelo 5428, había partido de Córdoba y realizó dos escalas, una en Mendoza y la última en Neuquén, de donde despegó a las 20.08. La aeronave tenía como destino final la ciudad de Comodoro Rivadavia.

El lugar de la tragedia es un paraje casi inhóspito, donde apenas viven 139 habitantes, según el último censo. Anoche, algunos de sus pobladores aseguraron haber visto «una bola de fuego en el cielo» que cayó en una zona de la «precordillera bastante inhóspita».