«No hay riqueza más importante en el siglo XXI que el conocimiento“, dijo la Presidenta en el lanzamiento del satélite Aquarius

Click on the slide!

La presidenta Cristina Fernández participó, a través de una videoconferencia, del lanzamiento del satélite argentino SAC-D Aquarius, el más grande y complejo que se haya diseñado y construido en nuestro país, que medirá la salinidad del agua y la humedad de las tierras. En ese acto la mandataria afirmó  que «hoy es un gran día para todos los argentinos” y recordo que “hace apenas 10 años lanzábamos piedras y hoy estamos lanzando satélites al espacio”.

Durante la ceremonia, Cristina Fernández se comunicó a través del sistema de videoconferencia, con la investigadora del CONICET Sandra Torrusio, quien brindó explicaciones técnicas desde el centro espacial Teófilo Tabanera, en la provincia de Córdoba, que será el responsable del comando, monitoreo y control del satélite.

En ese centro espacial presenciaron el lanzamiento alumnos de la escuela agrotécnica «Padre Domingo Viera», de Alta Gracia, quienes previamente  habían recibido las netbooks del programa Conectar Igualdad, que llevan cargados módulos educativos de seguimiento satelital y estudio de los océanos desarrollados por la CONAE a través del programa de entrenamiento satelital para jóvenes.

Durante la conversación con la científica, la Cristina Fernández afirmó que «no hay riqueza más importante en el Siglo XXI que el conocimiento, quien lo tenga generará puestos de trabajo y riqueza». Además, destacó el trabajo de los científicos argentinos a quienes les dijo: «es un arte lo que hacen ustedes». También, aseguró que «nos llena de orgulloso» el lanzamiento del satélite argentino SAC-D Aquarius y renovó el compromiso del gobierno de «seguir apoyando intensamente» el desarrollo científico tecnológico «porque no es el presente sino el futuro».

La Presidenta, además, señaló que «podemos poner en marcha» este satélite porque desde el año 2003 hubo «un formidable de inversión en todas las áreas» científicas. Y agregó  que «no nos debe extrañar» que se haya podido realizar este satélite porque «pudimos construir el misil Condor» que luego «fue desarmado en la década del 90 por exigencia desde afuera».

“Esto es de todo el país, de todos los argentinos”  afirmó la mandataria y señaló “ soy una apasionada de mi país soy una apasionada del arte y la ciencia”. La jefa de Estado destacó que “Hace apenas 10 años lanzábamos piedras y hoy estamos lanzando satélites al espacio” y concluyó que “estas cosas reflejan al verdadero país  al país que algunos quieren ocultar”

El satélite argentino SAC-D que fue lanzado desde la base de la Fuerza  servirá de observatorio espacial para el océano, el clima y el ambiente, permitiendo estimar la salinidad de mares en forma global y proveer datos sobre la humedad del suelo a escala de grandes extensiones.

Durante el lanzamiento la jefa de Estado se comunicó con el canciller Héctor Timerman y con el director de la Comisión Nacional de Asuntos Espaciales (Conae), Conrado Varotto, quienes se encontraban en la base Vanderberg de la Fuerza Aérea estadounidense, en Lompoc, California.

El lanzamiento

El protocolo de lanzamiento comenzó a las 7.20 (hora argentina) e incluyó 36 etapas programadas hasta el despegue. Este procedimiento ya fue ensayado dos veces (la última vez el lunes), en cuyas pruebas simularon posibles contingencias.

La Presidenta estuvo acompañada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el ministro de Planificación, Julio De Vido; el minsitro de Economía, Amado Boudou y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

Sobre el Satélite

El SAC-D Aquarius es el cuarto satélite de la serie SAC (Satélite de Aplicaciones Científicas) desarrollado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

Es un observatorio espacial para el océano, el clima y el medio ambiente, que combina diferentes tecnologías para la observación de la Tierra.

«Lleva cámaras ópticas y térmicas, radiómetros de microondas y scaterómetros, sistemas de colección de datos e instrumentos para estudios de la atmósfera y el monitoreo de desechos espaciales», indicó la Conae.

Una vez en órbita, el satélite viaja a 7,5 kilómetros por segundo (entre 25 mil y 27 mil kilómetros por hora), lo que le permite dar la vuelta a la tierra en una hora y media.

El objetivo principal del SAC-D Aquarius es estimar la salinidad de mares y océanos en forma global, que hasta ahora se realizaban de manera puntual y parcial, a través de embarcaciones y boyas.

El otro fin es obtener datos sobre la humedad del suelo a escala de grandes extensiones, parámetro que contribuirá a la generación de alertas tempranas de inundaciones y de aparición o dispersión de enfermedades.

Además de la NASA, que aportó el instrumento llamado Aquarius (que mide la salinidad) y los servicios de lanzamiento, otras cuatro agencias espaciales participaron como asociadas en esta misión satelital argentina: La Agencia Espacial Italiana (ASI), el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES), la Agencia Espacial Canadiense (CSA) y el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE) de Brasil.