El emotivo adiós de Palermo en La Bombonera

Galería de Imágenes (12)
La despedida de Palermo
El goleador argentino tuvo su noche especial, con caravana y arco incluidos. Los padres, Maradona y muchos personajes estuvieron en el estadio para despedirlo. Palermo sintió su retiro y, con lágrimas en los ojos, apuntó a los hinchas: «Boca no sería lo que es si no fuera por ustedes». En el partido, Boca igualó 1 a 1 con Banfield con goles de Colazo y Ferreyra

Martín Palermo, el máximo artillero boquense, fue el invitado de honor de una fiesta inolvidable que se hizo para él. Ya desde el principio, una multitud presenció el hotel Madero, donde concentraba el plantel de Boca, y lo acompañó hasta el La Bombonera. Nadie se lo quiso perder. Ni siquiera Diego Maradona, que no volvía a su palco desde su mediática pelea con Juan Román Riquelme.

«Aplaudan, aplaudan no dejen de aplaudir, los goles de Palermo que ya van a venir», inundó la garganta de los hinchas apenas el equipo saltó al campo. Boca tuvo un flojo nivel ante un Banfield que ocupaba bien los espacios. De esta manera, el primer tiempo se fue sin demasiadas ocasiones de gol y con un aburrido 0 a 0.

En el segundo tiempo, el equipo de Falcioni salió a buscar el partido y rápidamente se puso en ventaja con gol del juvenil Colazo, tras un rebote que dio el arquero Bologna después de un remate de Chávez. La noche estaba para que un gol de Palermo coronara la fiesta pero en una mala salida de Lucchetti, el delantero de Banfield, Facundo Ferreyra, decretó el empate con un cabezazo.

El partido fue una anécdota para coronar a uno de los mejores goleadores del fútbol argentino. Él y toda la gente estaba esperando el final. Y Martín, con los ojos mojados, empezó a recibir una ovación. Con sus primeras palabras, afirmó: «Con esto me voy más que feliz. Es más de lo que uno podía querer».

El dueño de la número nueve, sumamente feliz, abrazó a todos sus compañeros, cuerpo técnico y ayudantes. Martín, un apasionado de su trabajo, declaró: «Se me vienen muchas cosas a la cabeza. Tanto titulos, tantos goles, tantos compañeros». Pero el Titán no quería irse sin dedicarle toda su trayectoria a la gente: » Quiero agradecerles a los que están acá, a los que no, a los técnicos, dirigentes y especialmente a todos ustedes» y agregó que «Boca es grande por su gente y no por sus jugadores, por lo técnicos ni los dirigentes».

La dirigencia de Boca le tenía preparado un video, con testimonios de sus padres, amigos como Guillermo Barros Schelotto, su hermano y sus hijas. El llanto no pudo evitarse. Y ahí, haciendo un esfuerzo para poder hablar, Palermo remarcó: «Siempre me quisieron por ser hincha de Estudiantes, pero quiero que sepan que los voy a llevar adentro de mi corazón hasta el final».