«Los Schoklender son los jefes de una asociación ilícita»


Hebe pidió que los culpables vayan presos de por vida.

A la salida de los tribunales de Comodoro Py, el abogado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, Eduardo Barcesat, se refirió al caso en el que se investiga al ex apoderado y su hermano; Hebe de Bonafini dijo que espera que «los responsables vayan a la carcel para siempre».

La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, salió junto al abogado de Madres, Eduardo Barcesat, de los tribunales de Comodoro Py 2002, donde se reunieron con el juez federal Norberto Oyarbide: «Estoy muy conforme con la atención del juez, estoy segura de que está trabajando muy bien y que vamos a llegar a lo que queremos: que los responsables vayan a la cárcel para siempre», dijo Hebe.

«Los jefes de la asociación ilícita son los hermanos Schoklender, sabemos que la misma tiene una ramificación mucho más profunda incluso de la que podríamos sospechar», aseguró Barcesat. El constitucionalista reconoció que «el tribunal está trabajando vertiginosamente para saber cómo trabajaba la asociación y cuántos bienes sacaron de la Fundación. Está a disposición toda la documentación».

La visita a los tribunales fue para solicitar a la justicia federal ser tenida en cuenta como parte querellante en la causa en la que se investiga al ex apoderado de la fundación perteneciente a esa entidad, Sergio Schoklender, por presunto “lavado de dinero” y defraudación, entre otros delitos.

Bonafini, acompañada por otras integrantes de la organización, con sus pañuelos blancos sobre sus cabezas, llegó con el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat, y se dirigió al tercer piso del edificio donde tiene su despacho el juez federal Norberto Oyarbide, a cargo de la causa.

«Oyarbide tuvo la gentileza de atender a las Madres. La causa está bajo secreto de sumario, sólo podemos decirles el texto de nuestra presentación, que alude a una administración fraudulenta que ha falseado documentos», dijo Barcesat a la salida de los tribunales. Y reconoció que hubo agresiones contra Hebe: «Hay un clima de violencia, hubo amenazas a Hebe, a su hija y creo que al juez Oyarbide también».

En cuanto al funcionamiento de la asociación ilícita, Barcesat explicó: «En las cuevas financieras se producía la distracción: una división entre lo que iba a los proyectos de Madres y lo que era malversado». Y agregó: «Hemos pedido que fuera bajo la figura de asociación ilícita. El montaje de distracción pudo haber empezado en 2006».

Por su parte, la titular de Madres, Hebe de Bonafini, admitió que «con este Gobierno cada vez tenemos más justicia, cada vez podemos creer más en los tribunales».

Los abogados Barcesat y Antonio Rojas Salinas presentaron un escrito en la mesa de entradas del Juzgado Federal Nº 5, a cargo de Norberto Oyarbide, para que la entidad presidida por Hebe de Bonafini sea considerada querellante en el expediente que investiga a Sergio Schoklender y su círculo íntimo.

El texto en cuestión señala que el ex apoderado de la Fundación –junto a su hermano, Pablo, y otros integrantes de la cúpula técnica del Plan Sueños Compartidos– habrían incurrido en los siguientes delitos: “Asociación ilícita, defraudación, administración fraudulenta y falsedad de documentos públicos y privados”.

Antes de la presentación, Barcesat dijo a radio América que las integrantes de esa organización fueron «perjudicadas» por el ex apoderado, Sergio Schoklender, y aseguró que «tenía un proyecto personal paralelo de enriquecimiento» en relación al irregular manejo de los fondos públicos