Asistencia del gobierno en zonas afectadas por volcán


Se ayuda con todo lo que se puede

El viceministro de Desarrollo Social, Sergio Berni, dijo que en la localidad neuquina de Villa La Angostura hoy «se estaba por terminar de restablecer el problema eléctrico» y que ya se normalizaron los servicios básicos en «todas las poblaciones» de Río Negro afectadas por las cenizas volcánicas.

El funcionario destacó además el trabajo conjunto de las áreas nacionales en las zonas perjudicadas por la actividad del volcán chileno Puyehue en la Patagonia, donde asistieron a «más de 2500 familias, en forma directa a través de diferentes necesidades que le han producido», especialmente «en las poblaciones rurales y aborígenes».

Esos pobladores ha recibido «alimentos, agua y demás insumos, porque la transitabilidad no es la de todos los días. Entre los vehículos de Desarrollo Social, el ejército y gendarmería, estamos haciendo la asistencia en las zonas rurales más afectadas», informó Berni a Télam desde Ingeniero Jacobacci, Río Negro.

La Dirección de Emergencias de la cartera sanitaria trabajó en el lugar con personal de Salud y de otros ministerios, entre ellos el Ejército (Defensa), Gendarmería y Prefectura (Defensa), personal de Vialidad Nacional (Planificación), detalló.

Berni indicó que las rutas que atraviesan la zona afectada por las cenizas «están totalmente transitables» y que «se han despejado más de mil kilómetros de rutas, entre nacionales y provinciales».

Vialidad «ha aportado equipos de diferentes provincias para colaborar no solamente en limpiar y mantener transitables» las rutas, «sino también para el resto de los trabajos que hay que hacer para que alcantarillas no se tapen», señaló.

Ante estos fenómenos «toda la sociedad se vuelca en forma solidaria para trabajar y ponerse a disposición del comité de Defensa Civil», elogió el viceministro y señaló que el ánimo de la población está sujeto a las condiciones climáticas. «Una vez que esto pasa y vuelve salir el sol, cambia el ánimo», indicó.

«Hoy -describió- tenemos un cielo diáfano, y si bien está nublado no hay partículas ni cenizas en el aire y eso levanta el espíritu y la moral de la población, fundamentalmente. En la medida que el volcán emita menos y el viento no venga para esta zona, eso permitará agilizar mucho las tareas de limpieza».

Mientras trabajan junto con el ejército para entregar «9.000 fardos que han llegado para asistir a las poblaciones rurales», dijo, el INTA y el Senasa -dependientes del Ministerio de Agricultura- realizan relevamientos «para evaluar efectivamente, y de la forma más precisa, los daños de los productores».

Hay un equipo que colabora «constantemente» con las comunidades rurales y aborígenes, «que son las de más difícil acceso», y otros que relevan y asisten «a las familias más damnificadas», a las que llevan agua, alimentos e insumos y ayuda con «la ardua tarea de limpieza», relató.

Berni se mostró optimista respecto de la situación en Ingeniero Jacobacci, al afirmar que «por suerte la emisión de cenizas de la última semana no lo ha alcanzado, por lo tanto se siguen con las tareas de limpieza para ir sacando las cenizas» que cayeron sobre la ciudad.