«Muchos sectores poderosos tienen algo que esconder»


El titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella.

José Sbatella, titular de la Unidad de Información Financiera, lo afirmó en relación con la nueva ley antilavado que entrará en vigencia este viernes. Además, el funcionario acusó a algunos medios como La Nación de tergiversar los datos del GAFI.

El titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella, afirmó hoy que hay «muchos sectores poderosos de la Argentina que tienen algo que esconder», y señaló que la nueva ley antilavado, que entrará en vigencia este viernes, cambiará «de manera muy radical» el modo de investigar y condenar el delito.

Sbatella afirmó que  «eso hay que ligarlo a toda la movida de noticias respecto de la UIF» y el «ataque directo» a funcionarios de ese organismo. «Antes de que empezáramos las sesiones en México con el plenario de Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), el diario La Nación saca como que ya estábamos condenados, con los peores países», recordó.

Sbatella remarcó que la ley antilavado que entra en vigencia este viernes «cambia de manera muy radical la forma de investigar y la posibilidad de demostrar el delito del lavado, no se necesita ya el delito precedente, eso genera que un gran espectro de actitudes que no estaban contempladas como delito entren, y muchos de los sectores más poderosos de la Argentina tienen en ese sentido algo que esconder, creo que por ese lado viene el ataque».

Dijo que la Argentina inició en febrero de 2010 «un proceso de cambio que nos permite llegar ahora sin sanción, sin pérdida de membresía» por parte del GAFI. Sin embargo, indicó que algunas publicaciones «embarran la cancha, juegan claramente contra el interés de la posición Argentina y uno se pregunta qué está atrás», observó.

«Un gran porcentaje de empresas tienen su subdidiaria offshore, durante mucho tiempo en los `90 el capital ganado en Argentina se depositaba afuera y en ese momento la ley antilavado no se tomaba en cuenta porque había que tener un delito precedente, y después ese dinero volvía a entrar como préstamo, o auto préstamo», dijo en ese contexto Sbatella.

Y agregó: «Si se analizan las composiciones accionarias de la mayoría de las empresas, siempre aparece algo offshore que está afuera y en general es propiedad de los mismos dueños que están con un porcentaje accionario».

Sbatella ponderó que la nueva ley resolverá las situaciones delictivas de manera «rapidísima», y afirmó que «todo aquel que trae plata y no puede explicar de dónde salió se presume que es dinero de origen ilícito, corresponden tres años de prisión y se les decomisa el dinero». «Esa situación genera no sólo la cuestión política sino que hay un miedo objetivo a los hechos, les puede pasar a quienes no tienen de dónde explicar el origen de ese capital», concluyó.