«Beneficiamos a tres millones y medio de argentinos sin gas»


Cristina y Evo.

La Presidenta Cristina Fernández inauguró hoy, junto a su par boliviano Evo Morales, por cadena nacional, el Gasoducto de Integración Juana Azurduy, en un acto en la Casa Rosada. «La inversión en materia de gas a superado los18.600 millones de pesos», explicó la jefa de Estado.

La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy, junto a su par boliviano, Evo Morales, por cadena nacional, el Gasoducto de Integración Juana Azurduy, en un acto en la Casa Rosada.

Al respecto, la jefa de Estado manifestó: «¿A quién estamos beneficiando? Vamos a beneficiar por supuesto a toda la red y fundamentalmente a más de 3 millones y medio de argentinos del noreste que hoy no cuentan con este insumo vital».

Además, la mandataria expresó: «El gasoducto va a suministrar 7 millones y medio de metros cúbicos día de gas. Sin este yacimiento que estamos inaugurando hoy es imposible construir el otro gasoducto del noreste argentino».

«La inversión en materia de gas a superado los18.600 millones de pesos. La obra tiene 48 kilómetros de extensión a partir de Yacuiba, y llega a Campo Durán, Salta»», explicó.

«Si uno quiere entender qué significa un proyecto de país, bueno hoy creo que tenemos un muy buen ejemplo. Morales hablaba del primer acuerdo entre países subscripto en el 2006. También dejamos claro qué es la integración, que no es subordinación de otros países, sino reconocer lo que le corresponde a cada uno», agregó.

En tanto, Evo Morales manifestó: «Para mí como siempre es una gran alegría visitar Argentina y compartir experiencias. Ahora cumpliendo con una tarea que nos dejó Néstor Kirchner».

Sobre la obra, Evo dijo que es «para que dos pueblos hermanos puedan compartir sus recursos naturales, complementados al servicio de nuestros pueblos».

«Quiero decirles que estoy muy contento de que en poco tiempo realizamos este gasoducto para garantizar energía. Trabajando juntos, pensando siempre en nuestros pueblos continuaremos trabajando», concluyó Evo.

El gasoducto se realizó mediante un convenio entre YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) y ENARSA (Energía Argentina S.A). La obra se concretó en un corto tiempo: comenzó en diciembre de 2010 y finalizó apenas unas semanas más tarde de lo pactado porque estaba prevista su inauguración para principios de este mes.

Este emprendimiento beneficia a más tres millones y medio de habitantes de 163 localidades de las provincias de Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Corrientes, Santa Fe, y Misiones.

El gasoducto transporta entre 7,7 y 11 millones de metros cúbicos de gas diarios al servicio de gas natural del país y recorre dentro del territorio boliviano, 13 kilómetros de longitud desde Campo Grande hasta la región de Madrejones, en el departamento de Tarija.