Europa: la falta de acuerdo amenaza con extender la crisis


La presión sobre España e Italia asfixia a los mercados mundiales y agrava la crisis europea.

Los máximos responsables de la economía europea no pudieron alcanzar un acuerdo sobre los detalles pendientes del segundo rescate a Grecia y agravaron la situación en los mercados financieros de todo el mundo y, en particular de Italia y España.

La reunión de los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo concluyó hoy sin resultados concretos, agravando la situación en los mercados financieros de todo el mundo y, en particular, la situación de Italia y España.

Los máximos responsables de la economía europea, convocados anoche por el presidente de la Comisión Europea, Herman van Rompuy, no pudieron alcanzar un acuerdo sobre los detalles pendientes del segundo rescate a Grecia.

Sin embargo, esta falta de consenso de la reunión de hoy ha creado una preocupación mayor en los mercados ya que, al finalizar el encuentro, se informó que no hay previstas nuevas reuniones del Eurogrupo para destrabar la crisis hasta finales de agosto o principios de septiembre.

Una crisis que ya no es sólo griega, si bien el problema central a resolver por el Eurogrupo gira en torno a los detalles de la participación voluntaria de los acreedores privados, bancas y aseguradoras, en el segundo rescate de Grecia.

Alemania y Austria, con Finlandia, son los principales defensores de esta iniciativa para que se reparta el costo de la crisis. Pero la canciller alemana, Angela Merkel, continúa anclada en su posición de que la participación debe ser obligatoria.

La semana pasada, la agencia de calificación Standard & Poor`s advirtió que la iniciativa de París que contemplaba invitar a los bancos a reinvertir el 70% de los bonos griegos que venzan en los próximos años en deuda nueva a 30 años, sería calificado como «default» (suspensión de pagos).

El segundo paquete de rescate a Grecia debería permitir al país mediterráneo, que se sumó al bloque en 1981, mantenerse al menos hasta 2014 sin caer en el «default».

Pero estas diferencias entre los países han llevado a la Unión Europea (UE) al más completo inmovilismo, desatando serios temores de una extensión de la crisis tal y como lo muestra la elevación del riesgo-país de los títulos públicos de Italia y España.

Las agencias de calificación Standard & Poor`s y Moody`s advirtieron al primer ministro, Silvio Berlusconi, sobre una posible rebaja en la calificación, por el bajo crecimiento de la economía italiana y el alto nivel de endeudamiento, por encima del 120% del PIB, cuando el Pacto de Estabilidad fija un tope del 60%.

El índice de riesgo-país de Italia alcanzó hoy su máximo histórico y se situó en 300 puntos. Asimismo, la prima de riesgo de España también alcanzó una cota histórica, en torno a los 335 puntos básicos.

El euro cayó en más de dos céntimos respecto a su cierre del viernes y concluyó alrededor de 1,40 unidades por dólar, mientras las Bolsas europeas se desplomaban hasta un 4%, como fue el caso de Lisboa y de Milán.

Madrid perdió 2,69%, París el 2,7%, Frankfurt el 2,3%, Londres el 1%, en tanto que Lisboa retrocedió el 4,20%, un porcentaje similar al sufrido por la Bolsa de Milán. Mientras tanto, y bajo el impacto de la crisis en Europa, el índice Dow Jones de la Bolsa de Wall Street llegó a caer más del 1,5% y cerró con un retroceso de 1,20%.

«Europa está preparada para defender a la zona euro», aseguraba el ministro holandés de Finanzas, Jan Kees de Jager, en medio de las últimas tensiones.

Con tres socios rescatados, Grecia, pendiente de un segundo rescate, además de Irlanda y Portugal, la Eurozona renovó su incertidumbre por la situación de Italia y España.

En este sentido, Merkel advirtió que «Italia debe enviar una señal importante mediante el acuerdo de un presupuesto que cumpla las necesidades de austeridad y consolidación».

«Alemania y todos sus socios están firmemente decididos a defender la estabilidad del euro», aseguró en una jornada donde la moneda única cayó significativamente en más de un 1,5%.

Por su parte, la vicepresidenta económica y ministra de Economía española, Elena Salgado, consideró que «Italia puede salir de esta situación por sí sola con la ayuda de todos. Todos necesitamos la ayuda de todos, pero no una ayuda financiera», comentó.

En Madrid, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que «el proceso de desconfianza cada vez se extiende a más países» y pidió «una clarificación rápida» de cómo se aplicará el segundo rescate a Grecia.

Según datos filtrados por fuentes diplomáticas de la UE, los resultados de las nuevas pruebas de estrés a la banca europea, que se conocerán este viernes, serán malos, con varias entidades (incluidas varias cajas de ahorro españolas) que no lograrán pasar los exámenes.