Cristina: «No se trata de enfriar la economía sino de recalentar la inversión»

Galería de Imágenes (3)

Encuentro bilateral en Brasil

La Presidenta arribó a la capital de Brasil para encontrarse con su par local e inaugurar por la tarde la nueva sede de la embajada argentina en ese país. «La diversidad de temas en la agenda bilateral demuestra la alianza estratégica que tenemos con Argentina; una amplitud que no tenemos con ningún otro país», dijo la mandataria brasileña en su mensaje.

La presidenta Cristina Fernández arribó a Brasilia para mantener esta mañana un encuentro con su par brasileña, Dilma Rousseff, e inaugurar por la tarde la nueva sede de la embajada argentina en esa capital.

«La diversidad de temas en la agenda bilateral demuestra la alianza estratégica que tenemos con Argentina; una amplitud que no tenemos con ningún otro país», dijo la mandataria brasileña en su mensaje.

Roussef precisó que en la reunión su par argentina «discutimos sobre los grandes problemas de la economía global y reiteramos nuestro apoyo para coordinar una respuesta del continente a la situación de crisis económica global y adoptar acciones para defender a nuestros países».

Luego de la alocución de la presidenta Dilma Rousseff, en el Palacio del Planalto -sede presidencial brasileña- y de la cual participaron los cancilleres Héctor Timerman y Antonio Patriota, tomó la palabra Cristina Fernández de Kirchner. Expresó su agradecimiento por «el recibimiento cálido y el afecto del gobierno de Brasil y por su puesto, de Dilma Rousseff».

«La reunión del Unasur fue muy importante porque hubo una mirada común sobre los problemas económicos globales y el impacto en la región. Era hora de discutir la economía, porque las visiones anteriores no siempre eran coincidentes. Hemos coincidido con Dilma en una mirada común, por ejemplo en materia de ingresos de capitales especulativos. Esto fue planteado por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y nos impulsó a pensar en el formidable avance que han hecho nuestras sociedades en torno a la inclusión social», dijo la Presidenta argentina.

«Es necesario tener una actitud proactiva sobre estos adelantos que hubo en la región», agregó.

Cristina explicó sobre Sudamérica que, «sumando reservas, somos el tercer bloque del mundo, y con respecto a las reservas en tema alimentario, estamos en los primerísimos lugares, en este reposicionamiento de la región en un mundo diferente». «Las medidas comunes que defienden el formidable avance en materia de inclusion social, a partir de la generación de trabajo decente y la industrialización, no pueden ser puestas en riesgo».

«En la región Argentina y Brasil tienen una responsabilidad más alta que el resto de los países porque hemos alcanzado un desarrollo que nos coloca en una responasbilidad de lograr integrar un mercado sin desigualddes. Necesitamos más y mejores consumidores, incorporándolos para que nos den sustentabilidad para el desarrollo creciente de la región. No se trata de enfriar la economía sino de recalentar la inversión para acelerar los procesos de integración productiva, para tener mayor integración a nivel mundial», explicó la Presidenta.

«El trabajo conjunto a nivel de Argentina-Brasil, es para que repercuta positivamente en toda la región», sentenció.

Por otra parte, Cristina Kirchner recordó su presencia en Brasil con el motivo de la inauguración de la Embajada Argentina en Brasilia, y bromeó con las eliminaciones de Argentina y Brasil de la Copa América. «Teníamos embajada en Washington y alquilábamos en Brasil», dijo. «Quien decidió su construcción fue Néstor Kirchner. Él colocó la piedra inicial y ahora Argentina la va a inaugurar como un símbolo para quienes consideramos nuestros socios estratégicos; por historia, por identidad, por región y por resultados económicos, políticos y sociales».

“Hemos tocado muchos temas de asociatividad entre Argentina y Brasil”, para seguir insertando actividades comerciales en diferentes rubros entre ambos países. “La región tiene una de las reservas mas importantes en agua, alimentos, energía, minerales, somos una región muy apetecible. Y Dilma coincidió. Entonces debíamos desarrollar una estrategia inteligente de integración, de nuestros recursos humanos, para blindar a la región, no desde el aislamiento, sino para ir por más de lo que se ha logrado», concluyó la Presidenta.

Tras el encuentro, las jefas de Estado tienen previsto «firmar una declaración que ratifica y hace mención al Tratado de Mecanismo de Integración y Cooperación bilateral Argentina-Brasil», afirmaron las mismas fuentes.

Luego, Cristina y Rousseff se trasladarán al Palacio Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, para encabezar un almuerzo en honor a la delegación argentina, en el que ambas pronunciarán un discurso antes del brindis.

Una vez terminado el agasajo, Cristina retornará al Hotel Meliá -en donde se hospedará- y a las 16 acudirá a la flamante sede diplomática argentina en la capital brasileña para encabezar el acto de inauguración.

Allí, en el barrio denominado «Sector embajadas sur» de Brasilia, Cristina descubrirá una placa conmemorativa a la inauguración y luego brindará un discurso, a lo que seguirá un cocktail.

Al concluir la ceremonia en la embajada, la jefa de Estado y su comitiva se dirigirán cerca de las 18 al aeropuerto de Brasilia para retornar a la Argentina.

Además de Timerman, acompañan en la comitiva a la Presidenta la ministra de Industria, Débora Giorgi, y un grupo de empresarios argentinos -entre los que estarán Carlos Bulgheroni (Esso) y Cristiano Ratazzi (Fiat)- que formarán parte del Foro Empresarial Argentino Brasileño, una iniciativa acordada entre ambas presidentas en la reunión que mantuvieron el 31 de enero último en Buenos Aires.