Caso Candela: un nuevo detenido por el asesinato

Galería de Imágenes (2)
Casa allanada por el caso Candela
En el marco de 8 nuevos allanamientos por el secuestro y asesinato de la niña de Hurligham, la Policía detuvo a un séptimo hombre. Tres ya fueron liberados, aunque continúan imputados.

Un hombre de 35 años, de apellido Flores y que tendría antecedentes penales, fue demorado esta tarde, en el marco de la investigación por el secuestro y asesinato de Candela Rodríguez.

El procedimiento fue realizado por hombres de la DDI de Morón, en una vivienda precaria ubicada en la calle Galeno al 1100 en la localidad bonaerense de William Morris, a pocos metros del cruce con el Acceso Oeste.

Según trascendió, la aprehensión de este sujeto, que será llevado a la comisaría de Villa Tesei, se concretó en el marco de casi una decena de allanamientos dispuestos por el fiscal Marcelo Tavolaro.

En total, el marco de la causa hubo 7 detenidos, tres ya fueron liberados. La justicia ordenó la liberación de Damian Valenzuela y la familia Monteros, padre e hijo, quienes estaban detenidos por el caso. Igualmente, los tres continúan imputados en la causa por encubrimiento.

Los tres detenidos que podrán recuperar su libertad en las próximas horas serán Alfredo Monteros, padre e hijo -ambos torneros- y el fletero Guillermo Valenzuela.

Según las fuentes consultadas, los tres imputados continuarán con esa figura legal en el marco de la causa que investiga la muerte de Candela, dado que están acusados de «encubrimiento agravado».

El fiscal del caso sospecha que los Monteros y Valenzuela, habrían arrojado el cuerpo de Candela a la vera de la Autopista Oeste, tras ser asesinada luego de nueve días

Por otro lado, un grupo de 10 peritos de la policía científica y el fiscal Marcelo Tavaloro realizaron el tercer allanamiento en la casa de Kiernan 992 de Villa Teseo. La búsqueda de pruebas está dirigida al terreno del fondo.

El fiscal Marcelo Tavolaro se dirigió al domicilio donde Candela Rodríguez estuvo cautiva antes de ser asesinada. Con este, son tres los allanamientos en la casa de Gladis cabrera, quien se encuentra detenida acusada de cómplice del homicidio.

Si bien en los primeros allanamientos se extrajeron pruebas que confirmaron el ADN de la niña, ahora están tratando de profundizar la búsqueda en otros sitios del lugar como por ejemplo el tanque de agua o los terrenos del jardín.

A cien metros de esta casa se encuentra el domicilio del carpintero Néstor Altamirano, presunto asesino.