«Hay un reconocimiento mundial hacia Argentina»


Las palabras del representante argentino

El embajador argentino ante las Naciones Unidas, Jorge Argüello, consideró hoy que “se terminó la etapa de aislamiento, Argentina ha vuelto a la arena internacional, con un rol de protagonismo y liderazgo, y esto es lo que va poner en evidencia la Presidenta al hablar ante la ONU”.

El representante argentino ante ese organismo se refirió así al discurso que brindará Cristina ante el pleno de la 66ta Asamblea General, el próximo miércoles 21 en esta ciudad.

Al hablar con Télam en su residencia del Uptown neoyorquino, Argüello puntualizó que Cristina ocupará el miércoles el séptimo lugar en la lista de oradores.

Atribuyó esta posición del discurso presidencial en la primera jornada donde toman la palabra los jefes de Estado a “un proceso creciente de reconocimiento del rol que Argentina está jugando en lo doméstico y en lo internacional”.

“En lo internacional estamos presidiendo el bloque mayoritario de la Asamblea de Naciones Unidas (el denominado G-77 más china), y en lo doméstico, los comentaristas y analistas de Estados Unidos comienzan a mostrar cómo el manejo de la economía argentina, con un modo singular y muy propio, ha pertrechado a nuestro país en relación a las consecuencias de la crisis económica mundial, que no nos va a afectar tanto”, indicó.

Argüello también expresó que “el caso de Argentina es estudiado no solamente en relación al manejo de la economía sino en materia de derechos humanos. Argentina es un ejemplo en el mundo de lo que es la demanda para tener un Estado que garantice el cumplimiento de los derechos humanos».

Por otra parte, agregó, «se analiza la experiencia de Unasur, que Argentina encabeza con otros países. Esto también concita la atención de la comunidad internacional”.

En otro tramo del reportaje, el embajador ante la ONU dijo que “la cuestión de los atentados en la embajada de Israel y la AMIA están siempre presentes en los discursos de presidentes argentinos (ante Naciones Unidas) de 2003 a esta parte”.

Cristina Fernández de Kirchner va a dirigir su mensaje al pleno de la Asamblea como oradora número séptima. Lo hará después de la presidenta de Brasil, y de los discursos de Estados Unidos, México, Kazajastán, del Emir de Qatar y de Francia.

“Poder hablar el primer día de discursos a la mañana tiene una importancia significativa, por la visibilidad que tiene ese discurso. Generalmente hay mucha expectativa con los discursos de Cristina, porque es una de las pocas jefes de Estado que no lee su discurso, y además son siempre sustanciosos”, remarcó el diplomático.

“Si a esto le sumamos que hablará en el primer tramo de los discursos me parece que estamos cumpliendo con el gran objetivo de la política exterior argentina, que es devolver a nuestro país a un lugar de relevancia”, subrayó.

Sobre la postura Argentina sobre cómo está conformada y organizada actualmente Naciones Unidas, y sobre qué cambios debería haber en ese organismo, Argüello puntualizó que “hay una frase de Cristina, refiriéndose a la actual conformación de la ONU y del Consejo de Seguridad, que dice que se trata de `una foto vieja´. Y es muy cierto. Es una foto que se tomó con la realidad de la postguerra, y el mundo cambió mucho desde ese entonces”.

“Por eso Argentina todos los años plantea por boca de su Presidenta la necesidad de democratizar la organización, y con un proceso de reforma que tenga que ver con la realidad que hoy presenta el mundo globalizado”, afirmó.

Por último, Argüello manifestó que la cuestión Malvinas “seguramente va a estar presente” en el discurso presidencial.

“Desde 2003 la Argentina ha dado renovado envión a la cuestión Malvinas. Esto hace que estemos presentes todo el tiempo en todos los foros planteando el tema”, subrayó, y agregó que el objetivo es que “Argentina y el Reino Unido se avengan a discutir lo que dispone las Naciones Unidas, que es la negociación bilateral y diplomática respecto de la soberanía de las islas”.

Argüello finalizó: “No hemos tenido suerte, hasta ahora el Reino Unido ha mostrado una voluntad política muy negativa, se niega a acatar lo que Naciones Unidas viene planteando año a año, pero estamos plantando las condiciones políticas que permitan implementar estas resoluciones que achiquen el margen de resistencia de la corona británica”.