Gremiales

Otros dos dirigentes gremiales judicializados

Otros dos dirigentes gremiales judicializados

Se trata de dos ferroviarios procesados por los supuestos delitos de entorpecimiento de la marcha de ferrocarriles con afectación a la seguridad pública, hurto simple y privación ilegítima de la libertad. Más casos de gremialistas llevados a la Justicia.

Dos sindicalistas ferroviarios fueron procesados por el Juzgado Federal de Paso de los Libres por los supuestos delitos de entorpecimiento de la marcha del medio de transporte ferroviario con afectación a la seguridad pública, hurto simple y privación ilegítima de la libertad, todo en concurso real.

Además, la jueza Cristina Pozzer Penzo, dispuso embargo sobre los bienes de los imputados por un monto de 100.000 pesos.

Se trata de Domingo Ava y su hijo, Oscar Sebastián Ava, ambos pertenecientes al Sindicato de la Fraternidad y empleados de la empresa ALL (America Latina Logística) en Entre Ríos, según se detalla en la causa, que fueron denunciados Sergio Omar Romero, jefe de Trenes de “El Gran Capitán”, por un hecho ocurrido en noviembre de 2011.

En su testimonio, el denunciante relata que los mencionados, utilizaron el tren sin autorización y lo llevaron desde la localidad misionera de Apóstoles (donde debía permanecer) hasta la estación ferroviaria Caza Pava (Corrientes), donde lo “abandonaron” y se llevaron elementos de su interior, además de dejar también allí a los trabajadores ferroviarios e irse del lugar en una camioneta 4 x 4.

En su declaración afirmaron que la formación debía permanecer en Apóstoles para luego partir al día siguiente a Buenos Aires pero, por la noche Domingo y Oscar Ava, se llevaron el tren, supuestamente para “verificar el estado de las vías”.

En tanto, se menciona en la denuncia que los trabajadores que quedaron en Caza Pava (Corrientes), tuvieron que volver en remis a la localidad de Apóstoles.

Debido a que la formación quedó varada en Caza Pava, no logró finalmente prestar su servicio desde Apóstoles a la ciudad de Buenos Aires, que debió cubrirse en colectivo.

“En el caso bajo estudio se halla acreditado que existió una afectación a la seguridad del servicio del transporte ferroviario”, se detalla en el expediente.

Se agrega además que “concurren con el delito de privación ilegítima de la libertad por haberse privado de la libertad de locomoción durante un lapso de tiempo, y retener contra su voluntad desde Apóstoles Misiones hasta Caza Pava; a las personas identificadas en la causa que aportaran su testimonio”.

En tanto, se toma en consideración que del relato del hecho “surge supuestamente que existió en principio el apoderamiento ilegítimo de elementos del medio de transporte que tipifican en la figura del hurto”.

Finalmente, se menciona que los trenes de “El Gran Capitán” de Trenes Especiales Argentinos (TEA), “dentro del panorama general de 2011 y brindaba servicios de pasajeros de larga distancia hacia la Mesopotamia Argentina” y, “posibilitaba el acceso a un medio de transporte a un costo menor propio de esta modalidad”.

Acerca del autor

Pablo Fernandez