Actualidad Nacionales Política

El bloque de Pichetto se retira de la negociación por el escándalo del dictamen

Escrito por FABIAN MERA
«Hay que despegarse de esta gente», afirman alarmados en la bancada de Pichetto y Monzó.

 Miguel Ángel Pichetto se hartó después que trascendiera que participó de la reunión convocada por el gobierno en el departamento de Recoleta del secretario parlamentario de La Libertad Avanza, el ex sushi Christian Caram, para reescribir el dictamen votado, junto a Federico Sturzenegger. El encuentro,  fue una jugada tan ilegal como torpe y la paciencia del rionegrino se colmó.

«Hay que despegarse de esta gente, están haciendo cualquier cosa, son peligrosos y nos arrastran en su desorden total», afirmó uno de los líderes del heterogéneo bloque que lidera el rionegrino. El diagnóstico fue compartido.

A través de Twitter, el líder de la bancada Hacemos Coalición Federal (HCF) negó que hubiera asistido al encuentro junto a un grupo de legisladores de los bloques aliados y que se hubiera topado con el ideólogo de la ley ómnibus, Federico Sturzenegger. Fue su manera de intentar hacer un control de daños, ante eventuales denuncias penales que lo involucren.

 

Frente a la posibilidad de que arreciaran denuncias contra los legisladores que contribuyeron el miércoles con el oficialismo para elaborar un dictamen blue, luego de que 34 diputados firmaran la noche anterior un dictamen en blanco, expresó: «Las reuniones que mantuve en relación a la Ley Ómnibus se han realizado de manera pública, en el marco del bloque al que pertenezco y en el ámbito de la Cámara de Diputados». «No tuve ni tendré ninguna reunión con el Sr. Sturzenegger porque no es funcionario de este gobierno», tuiteó.

«La situación es muy delicada, si el dictamen que se pone a consideración en la sesión del próximo martes tiene una sola coma distinta al que se votó, nos van a llenar de denuncias penales», se sinceró uno de los líderes de los bloques aliados.

crece el escandalo del dictamen:lo habyian reescrito horas despuesde votado en un departamento de recoleta.

Con el portazo de Pichetto, los libertarios se quedarían sin el apoyo de 23 diputados, y algunas cuentas estiran la cifra hasta 32. Entre ellos se cuentan cinco cordobeses, dos socialistas santafesinos, Margarita Stolbizer y los seis miembros de la Coalición Cívica. Los seguidores de Elisa Carrió, a quien se atribuyó la voluntad de iniciar una denuncia penal por lo sucedido, se amparan por estas horas en tener una hoja de ruta autónoma, por contar con dictamen propio. También Stolbizer y los socialistas presentaron un despacho por separado.

 

La preocupación de los legisladores que asistieron al departamento de Recoleta es comprensible. De hecho, el diputado Oscar agost Carreño , miembro del bloque de Pichetto, admitió que la reunión se produjo y que se fue al ver que Sturzenegger estaba presente. Fue su jefe político, Nicolás Massot, quien apenas se enteró del cariz del encuentro le dijo: «Rajá de ahí».

Hay que despegarse de esta gente, están haciendo cualquier cosa, son peligrosos y nos arrastran en su desorden total.

 

Por eso tiene sentido, incluso, que la Coalición Cívica se refugie en el dictamen que firmó por separado del que rubricaron, con disidencias, cuatro pichettistas. «Nosotros tenemos nuestra hoja de ruta», aclaró a LPO una diputada de ese espacio.

 

Lo curioso es que, después de 48 horas que plagaron de pudor a las bancadas que participaron de la reunión secreta para pulir el dictamen en el departamento de Caram, un sector de la UCR mantenía canales abiertos en la conversación para seguir negociando, no se sabe qué. Ante la pregunta de este medio sobre qué se negociaba y sobre qué dictamen, una diputada del bloque conducido por Rodrigo De Loredo respondió que los dictámenes habían sido presentados el martes, y agregó: «lo que se está trabajando es sobre las disidencias que presentamos, cada una de ellas se las llevó el PEN para evaluar si se aceptan y traer las modificaciones que se introducirán en el recinto el martes».

Maximiliano Ferraro de la Coalición Cívica.

 

Así, el camino del tratamiento en recinto está regado de incertidumbre. A la indignación que manifestaron legisladores como Luis Picat y  Carlos Gutierrez, se sumó la filtración de lo que habría dicho el presidente Javier Milei en la reunión de Gabinete contra los gobernadores cuyos legisladores no acompañen su iniciativa parlamentaria: «Los voy a dejar sin un peso, los voy a fundir a todos», habría sido lo que dijo confirmando .

 

Ese tipo de ataques contra los mismos actores a los que el Jefe de Estado necesita para convertir su proyecto en ley se repite contra los mandatarios provinciales y los diputados opositores cada semana. El problema es que ahora corre riesgos de que la ley ómnibus se vote como una cáscara vacía, sin los artículos que contienen las reformas fiscales medulares, o que directamente naufrague.

Es posible que el Gobierno no quiera ir a una sesión donde puede recibir una derrota parlamentaria más estruendosa de la que ya tuvo en las comisiones, pero que pudo ir maquillando.

El director del Instituto Consenso Federal y ex diputado, Alejandro «Topo» Rodríguez, vaticinó en este contexto que tal vez Milei no quiera ir a una sesión «para recibir una derrota parlamentaria más estruendosa de la que ya tuvo en las Comisiones, pero que pudo ir maquillando».

 

Como sea, el fantasma de un traspié comienza a cobrar volumen en la Cámara Baja. Tan es así que el macrismo sacó un comunicado de prensa para aclarar su postura a favor de la ley, pero que para muchos es una cuidada toma de distancia del gobierno. «Vamos a acompañar de manera responsable esta votación para que el gobierno cuente con las mejores herramientas normativas», dice la frase final del texto. Entre el PRO y la bancada de Oscar Zago solo juntan 78 votos y se precisan 129 para el quórum.

El jefe de bloque del PRO, Cristian Ritondo.

 

Un diputado macrista le dijo LPO que se manifestaron así para diferenciarse de los aliados que acompañan con disidencias y tal vez terminen dejando al Presidente sin ley.

 

La misma desesperación debe haberse contagiado al oficialismo. Hasta donde supo este medio, Martín Menem invitaba esta tarde a la reunión en su despacho con el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, a los legisladores radicales que no habían firmado ningún dictamen, acaso para saber si plantearán o no modificaciones en recinto y sondear cómo votarían.

fuente :LPO

Acerca del autor

FABIAN MERA

A %d blogueros les gusta esto: