La fiscal Fein desmintió la versión de Nisman sobre su “vuelta intempestiva”

Viviana Fein aseguró que el fallecido fiscal “no cambió el pasaje”, y contradijo el mensaje enviado por Nisman, que fue aportado en la causa por la hermana. Interrogantes sobre la hora de egreso de Lagomarsino del edificio Le Parc.

La fiscal Viviana Fein anunció ayer que el regreso de Alberto Nisman desde Europa el 12 de enero, previo a presentar en plena feria judicial la denuncia por encubrimiento contra la presidenta Cristina Fernández,estaba planificado desde fines de diciembre, informó Tiempo Argentino.

Sin embargo, el propio Nisman parece haber desmentido tal aseveración, según se desprende de un mensaje del programa de telefonía celular WhatsApp que fue aportado a la causa por su propia hermana.

“No cambió el pasaje en Europa”, explicó Fein en una sorpresiva conferencia de prensa, que en principio iba a ser un comunicado y se transformó en la exposición en la puerta de la fiscalía después de una larga reunión con el fiscal de Cámara Ricardo Sáenz, uno de los referentes de la conducción de la Asociación de Magistrados, de fuerte impronta antikirchnerista. “El doctor Nisman sacó el pasaje (de regreso) el 31 de diciembre desde Buenos Aires para arribar a Buenos Aires el día 12 de enero. Quería volver con una de sus hijas. Por razones de pareja, se decidió que él retornara solo”.

Poco después de esa declaración, la cuenta de la red social Twitter de la Casa Rosada replicó un mensaje de WhatsApp a un grupo muy reducido de contactos: “Debí suspender intempestivamente mi viaje de 15 años a Europa con mi hija y volverme. Imaginarán lo que eso significa. A veces en la vida los momentos no se eligen. Simplemente las cosas suceden, y eso es por algo. Esto que voy a hacer ahora igual iba a ocurrir. Ya estaba decidido. Hace tiempo que vengo preparándome para esto, pero no lo imaginaba tan pronto. Me juego mucho en esto”.

El contenido de ese mensaje fue aportado a la causa por Sandra Nisman, la hermana del fiscal, en los primeros días posteriores al hallazgo del cadáver.

Pese a ello, la fiscal Fein citó como fuente de su información la respuesta que le envió la aerolínea española Iberia a un oficio en el que le requirió detalles sobre el itinerario y fechas previstas por el tour europeo familiar que estaba desarrollando Nisman desde principios de enero.

Entre el viernes y el lunes últimos, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, declaró en la fiscalía. No hubo mención a un regreso planificado. Sí, en cambio, la alusión a una suerte de discusión sobre el deseo de su ex pareja para regresar con su hija de 15 años de edad, para retomar el viaje una semana más tarde. Nisman volvió solo porque Arroyo Salgado se opuso a que lo hiciera con la pequeña.

“Información oficial de la empresa Iberia establece que sacó el pasaje de regreso el 31 de diciembre desde Buenos Aires, para arribar el 12 de enero. Sacó dos pasajes, porque quería volver con su hija que festejaba los 15 años. Por razones privadas de la pareja, volvió solo”, insistió Fein.

“Debí suspender intempestivamente mi viaje de 15 años a Europa con mi hija y volverme”.

 

Qué ocurrió en Le Parc el fin de semana de la muerte de Nisman es, de momento, poco menos que un jeroglífico. La seguridad privada del complejo reveló en sus registros de ingresos y egresos que Lagomarsino, quien le proveyó al fiscal Nisman del arma que causó su muerte, se retiró del lugar el lunes 19 de enero a las 0:54. En ese momento, el juez Manuel de Campos, la fiscal Viviana Fein, el secretario de Seguridad Sergio Berni, Sara Garfunkel (la madre de Nisman) y otra docena de personas estaban en lugar. Un rato antes, con la ayuda de un cerrajero, la madre de Nisman y un custodio habían accedido al departamento en el que yacía el cadáver del fiscal de la causa por la voladura de la mutual judía y acusador de la presidenta de la Nación por un supuesto complot para proteger a los iraníes acusados.

El ingreso de Lagomarsino quedó registrado a las 20 del sábado 17 de enero. ¿Pudo, entonces, haber permanecido casi un día y medio dentro del edificio, tal vez en el interior del departamento de Nisman, y retirarse de allí justo en el momento en que se descubría la muerte?

La fiscal Viviana Fein atribuyó esa situación, ciertamente confusa, a “irregularidad graves de asentamientos no registrados de visitas”. La fiscal no sospecha que Lagomarsino haya estado un día y medio en el interior del edificio. Cree, en cambio, que los errores de registración son los que hoy le complican aún más una investigación que marcha lenta y fatigosamente.

“Estamos trabajando con Prefectura y Policía Federal para determinar qué pasó”. Pero para ello es necesario cotejar cámaras de seguridad. “Apoyo tecnológico de la Policía Federal estádesgrabando diez sistemas operativos de Torres Le Parc que están en gabinetes específicos, de registros de visitas, entrada y salida. Eso lleva muchos días. Podremos ver, no sé cuándo, todas las imágenes de todas las máquinas”.

Para Fein, la única explicación posible al registro que sitúa a Lagomarsino en el edificio en el mismo momento en que era descubierto el cadáver tiene que ver con que en la Puerta Uno, la de las vistas, la seguridad privada “hace un barrido en un momento de su turno, y da de baja la visita. Pero eso no se condice con que la persona se haya ido. En muchas visitas se desprenden irregularidades; hay que cotejar ingresos y egresos mirando cámaras”.

 “Contratar un sicario sale 5000 dólares”

El ex titular de la Secretaría de Inteligencia, Miguel Ángel Toma, aseguró que “una operación de un sicario profesional sale 5000 dólares” y que “no deja pistas”, en relación con su hipótesis de que al fiscal Alberto Nisman, quien llevaba adelante la instrucción de la causa AMIA, lo asesinaron.

“No importa si el gatillo lo apretó un sicario, un yihadista o la propia víctima. Fue un homicidio. No se quería que Nisman expresara frente al Congreso mostrando las pruebas que tenía de la brutal denuncia que había hecho. Las responsabilidades recaían sobre el gobierno argentino. También sobre el gobierno iraní”, sostuvo desde Punta del Este el ex funcionario del gobierno de Eduardo Duhalde al diario uruguayo El País. Para Toma, es posible la “participación iraní en este hecho”. “Una operación de un sicario profesional sale 5000 dólares. Hace el trabajo y enseguida se toma el avión. No deja pistas”, aseguró.

Toma había defendido el martes el desempeño del agente secreto Antonio Stiuso, alias Jaime. “Ha cumplido oficial y eficientemente su tarea”, dijo sobre quien fuera informante del fallecido fiscal Nisman. “Stiuso es utilizado por la presidenta de la misma manera que todos los sectores de la sociedad que la critican, como chivo expiatorio”, agregó. También cuestionó la disolución de la Secretaría y la creación de un nuevo organismo, tal cual está previsto en el proyecto de ley que la presidenta Cristina Fernández enviará al Congreso esta semana. “No se trata de disolver la Secretaria de Inteligencia sino de hacerla cumplir la función que tiene”, expresó en declaraciones a radio Diez, y agregó que “va a haber durante un enorme tiempo un estado de indefensión de la Argentina porque no se reconstruye un servicio de inteligencia así nomás”

A %d blogueros les gusta esto: