Otra vez la realidad dejó en offside a Javier Milei. El candidato de La Libertad Avanza (LLA) publicó sus redes una falsa fotografía con la que intentó probar el supuesto faltante de combustibles en las estaciones de servicio. Pero resulta que la imagen era de 2017 y quien se lo demostró fue el protagonista de esa escena que después de seis años es arquitecto egresado de una universidad pública y que con una definición desbarató el relato del negacionista: “Solo hay libertad cuando hay igualdad de oportunidades”.

La imagen en cuestión fue publicada por el candidato ultraliberal en las últimas horas en medio de la escasez agitada por la oposición y un sector del empresariado. En ella se ve a un joven playero de un estación Shell cargando el tanque de la moto de otro joven trabajador de la estatal YPF.

El epígrafe escrito por Milei (o por su community manager) revela la intencionalidad: “Una foto dice mucho más que mil palabras… VIVA LA LIBERTAD CARAJO”.

Sin embargo, esta vez las palabras dijeron mucho más que la foto. Y quien contó la verdad de la imagen manipulada fue Mauro Ibarra Molas, el playero de la Shell que en el momento de la fotografía era estudiante de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) y cuyo relato encarnó el historial de progreso que Milei propone derrumbar.

El joven lo contó en el mismo post de Milei, entre las respuestas a la foto, y en cuestión de horas cosechó casi 6 mil likes (sin contar las impresiones que sólo el titular de la cuenta puede registrar).

“El playero de la Shell soy yo, Mauro Ibarra Molas”, se identificó y dio el lugar preciso donde ocurrió esa escena: San Lorenzo y Castelli, una esquina de la ciudad de Resistencia, capital de Chaco. “Trabajé por algunos meses en los años 2016-2017 y la foto es de esa fecha, no es de ahora”, esclareció.

Según contó, lo que captó la imagen fue el momento en que cargaba la moto de un playero de una YPF, cuya estación “estaba llena su estación, y por eso cargó en la Shell”. “Es común para los playeros que (la estación donde trabaja) se llene cerca del cambio de turno, por eso si queríamos cargar teníamos que hacerlo en horas de poca gente”, detalló.

La explicación fue elocuente: “No queda bien estar cargando tu propia moto y hacer esperar a los clientes”.

La realidad de la foto de hace seis años atrás fue probada por Ibarra Molas a través de la publicación de un recibo de sueldo que demuestran que él trabajó en ese año en esa estación. La imagen del comprobante fue posteada dos veces, y las dos veces fue borrada contra la voluntad del usuario de esa cuenta. Al menos así lo advirtió él: “Borraron la imagen del comprobante”.

No es la primera vez que Milei o su equipo de comunicación sufren un desplante de la realidad. Algo similar ocurrió en las últimas horas, cuando la prueba de una cámara de seguridad demostró la puesta en escena que el diputado de LLA había creado cuando contó que fue a cargar a una estación y no había combustible.

“Si no tenía ayudas, hoy seguiría cargando nafta»

Pero no todo quedó en la aclaración de la fotografía de los playeros. Ibarra Molas contó la otra realidad, la de una persona que logró un ascenso social con el apoyo de las instituciones del Estado que Milei propone recortar, cerrar o privatizar, tal como lo grita en cada uno de sus discursos de campaña.

“Hoy soy arquitecto egresado de la UNNE y estoy haciendo un posgrado, gracias a la beca de Enfoque”, que impulsa el gobierno del Chaco, contó el joven. Había hecho su secundario también en una técnica pública, la EET N°21 General Manuel Belgrano, de Resistencia.

Allí recibió su “primera notbook” y en la actualidad realiza un posgrado de su carrera. Todo “gracias a la educación pública y al sistema de gobierno federal y democrático que promueve la educación de todos”, puntualizó.

También agradeció a su familia por el apoyo. “Si no tenía ayudas –reconoció-, hoy probablemente seguiría cargando nafta” en aquella estación de servicio de la foto que fue manipulada por el equipo de campaña de LLA.

 

Para Mauro, la libertad es otra cosa. “Solo hay libertad cuando hay igualdad de oportunidades”, dijo y cerró su respuesta con una exclamación que es la contracara del slogan de Milei. “¡Viva la democracia!”, posteó el joven. No agregó el “carajo”, pero fue como si.