Luego de un breve encuentro en el Foro Económico Mundial de Davos, la prensa británica asegura que el canciller inglés David Cameron, en nombre del gobierno, está preparando para ofrecer a la administración de Javier Milei «términos comerciales más favorables» con el objetivo de desviar y «olvidar» el conflicto sobre las Islas Malvinas.

De acuerdo con el diario británico Daily Express, se habla de una «promesa» del exprimer ministro británico para evitar que Milei «presione el botón de las Malvinas».

En esta línea, el reconocido medio, según fuentes de Whitehall, el barrio del gobierno de Reino Unido, se hará todo lo posible para ayudar al flamante jefe de estado argentino a alcanzar sus objetivos económicos, dándole «menos motivos» para insistir por el reclamo de la soberanía argentina sobre las Malvinas. De esta manera, Londres se prepara para ofrecer «nuevos términos comerciales».

«Gran Bretaña ve al incipiente gobierno de Milei como uno de los principales baluartes del continente contra la influencia china. Pero las tensiones sobre las Malvinas también están en juego», sentenciaron desde el mencionado medio.

PUBLICIDAD

Y añadieron: «Dado que Argentina sigue siendo el 66º socio comercial del Reino Unido, hay margen para apostar, y Londres está interesado en abrir mercados, reducir las barreras comerciales y encontrar nuevas oportunidades».

Cómo fue el encuentro de Milei y David Cameron en Davos

Previo a la exposición del ultraderechista, en la que apeló casi al mismo discurso pronunciado en la campaña y hasta en programas de TV, el actual Presidente argentino se vio brevemente con el canciller Cameron y ambos equipos sostuvieron que fue una reunión “cálida y cordial”.

No obstante, la diferencia ocurrió, precisamente, al mencionar a las Malvinas: mientras el mandatario ultraderechista aseguró que «puso en agenda» el tema, el funcionario británico lo desmintió y redujo la charla a lo meramente económico y comercial.

«Fijamos Malvinas como un punto en una agenda con Cancillería para avanzar en soluciones sobre el tema», afirmó Milei al término de la reunión con Cameron.

“La posición del Reino Unido y su continuo apoyo al derecho de los habitantes de las Islas Malvinas a la autodeterminación se mantienen sin cambios”, expresaron desde Londres. Esto es, en otras palabras, que el Reino Unido no está dispuesto a poner en agenda una cuestión que para los británicos no necesita una “solución”.