En una especie de Déjà vu, el Sindicato de Químicos de Varela volvió a quedar envuelto en una situación de violencia contra los propios trabajadores

Se trata del Sindicato de Químicos, Petroquímicos y Explosivos de Florencio Varela. Rompieron lockers y ropa de trabajadores de la empresa Saint Gobain Weber Argentina. Es en el marco de una disputa intersindical en la planta. En el pasado cercano el gremio fue intervenido y su conducción encarcelada acusados de delitos similares.

El Sindicato de Químicos, Petroquímicos y Explosivos de Florencio Varela volvió a quedar en el centro de la escena en los últimos días. Es por las acusaciones de los propios trabajadores de la multinacional Saint Gobain Weber Argentina, a los que debería defender, de haber sufrido ataques por parte de los sindicalistas en el interior la planta.

El hecho se encuadra en una disputa intersindical en la planta química. En Saint Gobain Weber Argentina también tiene actuación ATIQ Sur, un gremio de primer grado que pelea por la representación del mismo universo de trabajadores y una de cuyas referencias, Ezequiel Bruni, tiene allí su puesto de trabajo.

Según denunciaron los operarios, fueron atacados y destruidos sus lockers, en los que contenían objetos personales. También destruyeron ropa que encontraron que se referenciaba con la organización gremial con la que compiten.

En una especia de Déjà vu, el Sindicato de Químicos de Varela volvió a quedar envuelto en una situación de violencia contra los propios trabajadores

«A pesar de los 5 años que estos delincuentes pasaron tras las rejas, desde 2018 hasta 2023, no les sirvieron para reflexionar y continúan recurriendo a la violencia para amedrentar a los trabajadores que no se afilian a sus gremios», señala un comunicado de la Festiqypra, la Federación en la que se nuclea ATIQ Sur.

La situación remite al pasado cercano. El Sindicato de Químicos, Petroquímicos y Explosivos de Florencio Varela en 2018 fue intervenido y su conducción acusada de comportamientos similares: extorsión a empresarios y amenazas a trabajadores. De hecho 5 de sus principales referentes terminaron tras las rejas por el lapso de 5 años.

El sindicato de Varela es una de las cabezas de la Federación Argentina de Trabajadores de Industrias Químicas y Petroquímicas (Fatiqyp) que comanda Fabián Hermoso, un dirigente que supo ser cercano al macrismo pero que, sin embargo, en la misma gestión terminó detenido con los otros integrantes de la organización.

A %d blogueros les gusta esto: